Los obispos llamaron al compromiso ciudadano

Los obispos llamaron al compromiso ciudadano

Los obispos diocesanos coincidieron en hacer un llamado a la paz social, el diálogo, la cultura del encuentro y la concordia durante sus reflexiones en los tedeums que presidieron por un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo.

Los obispos diocesanos coincidieron en hacer un llamado a la paz social, el diálogo, la cultura del encuentro y la concordia durante sus reflexiones en los tedeums que presidieron por un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo. 

En Entre Ríos 

El arzobispo de Paraná, monseñor Juan Alberto Puiggari, presidió el tedeum en la parroquia Santo Domingo Savio. En esta ocasión, el prelado instó a “pacificar nuestros corazones” y se refirió a la violencia en el fútbol y la muerte de una joven adolescente en Monte Hermoso. 

“Dios nos ha regalado una Argentina maravillosa, en su gente y en sus posibilidades de desarrollo, de belleza de sus paisajes, de riqueza de su cultura; y al mismo tiempo, es una tarea porque hay que seguir construyendo y superar muchos problemas que nos duelen, como la exclusión, la injusticia, la violencia y la falta de reconciliación”, manifestó monseñor Puiggari. 

El arzobispo hizo especial hincapié en los últimos episodios de violencia registrados y dijo que “son expresiones que reflejan que nuestro pueblo está muy sensible a reaccionar violentamente". 

"Ante las dificultades, en vez de reaccionar con diálogo, con intentos de crear puentes, como le gusta decir a Francisco, reaccionamos con violencia y esto es peligroso porque ante cualquier cosa, salta la chispa y aparecen nuevas injusticias”, lamentó. 

En San Luis 

En la predicación, el obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez repasó los orígenes de la Patria y afirmó que la Argentina “será mejor o peor según la acción de cada uno de nosotros”. El prelado aseguró que “la vida de cada uno pesa según las acciones de quienes de forma positiva o negativa siembran los valores que dignifican la condición humana”. 

En presencia del gobernador Claudio Poggi, el pastor diocesano citó un texto del cardenal Jorge Bergoglio para indicar que la unidad del pueblo se basa en la memoria, el coraje y la capacitación. 

“La cuna de nuestra cultura se gestó de manera determinante en la vida familiar, en las escuelas y en las iglesias. No nos dejemos avasallar por ideas extrañas; seamos fieles a los valores que dan sentido a nuestra vida, tales como la familia y la dignidad inherente a toda vida humana. Finalmente, debemos ser capaces de entender nuestras realidades para que los intereses particulares no primen sobre el bien común”, manifestó el obispo. 

En Córdoba 

En el santuario de Nuestra Señora del Tránsito y Beato Cura Brochero, el obispo de Cruz del Eje, monseñor Santiago Olivera, elevó una plegaria por la Patria acompañado de los intendentes de Villa Cura Brochero, Mina Clavero, Nono, San Lorenzo, Ambul y legisladores de otros departamentos serranos. 

En su reflexión, monseñor Olivera convocó a los presentes a trabajar para ser “ricos a los ojos de Dios”, y explicó que esta riqueza se alcanza con el servicio y la entrega y en la búsqueda del bien del otro. Asimismo, observó que los argentinos “estamos heridos en las miradas parciales de la historia que ahondan distancias y favorecen enfrentamientos estériles”, y pidió “que las heridas no infecten nuestra democracia”. 

“No queremos que el agobio nos venza, por eso rezamos al Señor, porque necesitamos su alivio y fortaleza. Queremos ser nación, cuya identidad no sea la mentira, la corrupción y el odio, sino la verdad, la transparencia y el amor”, manifestó el prelado. Durante el tedeum también se elevó una plegaria por quienes “trabajan por el bien común con auténtica vocación de servicio”. 

En Catamarca 

El obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, presidió el solemne tedeum en el altar mayor de la catedral local. La ceremonia contó con la participación de las principales autoridades provinciales y municipales, encabezadas por la gobernadora Lucía Corpacci. En su reflexión, el obispo sostuvo que el 25 de Mayo mezcla “sentimientos de honda gratitud, de fecundo examen y de serio compromiso”. 

En alusión a la realidad social, el obispo invitó a realizar un profunda mirada introspectiva individual y comunitaria, al afirmar que “éste es un día propicio para someternos privada, grupal y socialmente a un serio y profundo examen que confronte la realidad que somos con el proyecto de lo que fuimos llamados a ser según el humano curso de nuestra historia y los dictados de la Divina Providencia”. 

En Misiones 

El obispo de Puerto Iguazú, monseñor Marcelo Raúl Martorell, invitó a los presentes a trabajar por el bien común. Al respecto expresó: “Esto supone dejar de lado todo personalismo, egoísmo y ambición individual o sectorial, detectando cuáles son los valores de nuestra cultura que debemos cuidar, engrandecer y transmitir, inculcándolos en el corazón de nuestros niños y jóvenes, despertando en ellos el valor inconmensurable del amor a Dios y el servicio a nuestra Patria, el amor al estudio y al trabajo como signo de la dignidad del hombre, el rechazo a la dádiva fácil, a la familia y a sus valores fundacionales de la vida y la cultura de nuestras tierras”. 

En Santiago del Estero 

El obispo Vicente Bokalic Iglic CM presidió el solemne tedeum en la catedral de la Virgen del Carmen, donde llamó a rezar por la unión de todos los argentinos. El prelado se refirió a las próximas elecciones nacionales y destacó que se trata de una ocasión para “buscar la refundación de los vínculos sociales”. 

El obispo remarcó también que se debe buscar la paz y la convivencia a través de la verdad y la justicia. “Debemos tener pasión por la verdad”, recalcó. En otro tramo de su reflexión, monseñor Bokalic llamó a terminar con los prejuicios que llevan a la división de la sociedad argentina. “Todos tenemos derechos a tener opiniones y juicios. La diversidad es maravillosa y nos ayuda a construir el bien para todos”, sentenció. 

El obispo convocó a la “inmensa tarea” de edificar la patria sobre cimientos “perennes, inconmovibles”, fundados en la imagen del hombre y de la sociedad que Dios reveló a través de su Hijo Jesucristo. 

En la provincia de Buenos Aires 

El obispo de San Nicolás de los Arroyos, monseñor Héctor Cardelli, invitó asumir la construcción de la Patria con amor y “con un generoso corazón dispuesto a superar la autorreferencialidad que tiende a romper la comunión y la unidad”. 

Monseñor Cardelli también llamó la atención para crecer en la subsidiaridad, la solidaridad, el diálogo y la creación de consensos, que definió como “desafíos fundamentales en la búsqueda del desarrollo integral de todos”. 

Por su parte, el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, tuvo a su cargo una invocación religiosa durante los festejos oficiales por el 205º aniversario de la Revolución de Mayo. En este acto expresó: ““Señor Jesucristo, dirigimos espontáneamente la mirada hacia tí. Recordamos que hace 205 años ante un crucifijo y los Santos Evangelios, prestó juramento el primer gobierno Patrio, y tus enseñanzas más allá de la debilidad de los hombres, fueron fuente inspiradora de lo mejor que tiene nuestra Patria”. 

“Hoy queremos invocarte en circunstancias nuevas, como Maestro que nos enseñas a vivir como hermanos, reconociendo a Dios como Padre, porque en un mundo sin padre, los hombres no somos fraternos sino contrincantes y enemigos”, dijo monseñor Marino. 

Coment� la nota