En el día de la Virgen nos pareció oportuno rezar por Argentina, dice Arzobispo en Luján

En el día de la Virgen nos pareció oportuno rezar por Argentina, dice Arzobispo en Luján

Este domingo 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, se celebró una Misa por la Patria en el Santuario de la Virgen de Luján, Patrona de la Argentina, a la que asistieron el aún presidente Mauricio Macri y el presidente electo Alberto Fernández.

La Misa fue presidida por Mons. Oscar Vicente Ojea, presidente de la Conferencia Episcopal, concelebrada por varios obispos y presbíteros, ante miles de fieles presentes en el santuario mariano.

La homilía estuvo a cargo del Arzobispo de Mercedes-Luján, Mons. Jorge Eduardo Scheinig, quien afirmó que “en este día de la Virgen, nos pareció oportuno invitar a rezar por la Patria. Y hacerlo en este lugar tan querido para nuestro pueblo argentino, el santuario de Luján, en medio de una peregrinación en la que tantas personas se acercan para agradecer, pedir, o prometer”.

“No somos ingenuos, no creemos que una celebración sea la solución de los problemas, pero estamos seguros que este gesto que estamos realizando juntos, habla por sí mismo y deseamos que en estos días históricos y con la ayuda de lo Alto, se convierta en una puerta para entrar en esta nueva etapa, con sinceros anhelos de unidad y de paz”, dijo el Prelado

“María es una ayuda valiosa para agradecer y pedir por nuestra Patria, tan rica, tan diversa, con tanta historia e historias y al mismo tiempo, tan sufrida, enemistada, debilitada, tan necesitada”.

El Arzobispo resaltó luego que “ninguna persona o grupo en soledad o aislado es la Patria. La Patria somos todos. La comunión entre nosotros no es una cuestión estratégica, hace a la esencia de lo que somos en el origen y a lo que podemos ser en el destino común”.

Luego de alentar a no caer en la tentación de “querer destruir al otro”, Mons. Sheinig recordó que “lo que viene, lo que ya estamos viviendo en el mundo, en nuestra América Latina, no es fácil y para seguir construyendo esta Nación bendita necesitamos de todos. Nadie sobra en esta construcción”.

“Si alguien o algunos viven tomados por el resentimiento y el odio, corremos el riesgo de estar siendo funcionales a intereses que ciertamente no buscan el bien común de la Nación y estaremos arriesgando gravemente el futuro de las siguientes generaciones”, alertó.

Tras resaltar que hace falta “volver a dialogar todas las veces que sea necesario”, el Prelado indicó que es necesario “alcanzar juntos un pacto social, lograr políticas de Estado que perduren más allá de aquellos a los que les toque gobernar por determinado tiempo”.

El Arzobispo de Mercedes-Luján alentó luego a “cuidar a los pobres y eso significa también acompañarlos en sus vidas cotidianas, en sus búsquedas y en sus luchas legítimas, como así también escucharlos, reconocerlos y valorarlos”.

Finalmente, el Prelado recordó lo que le dijo el Papa Francisco a los jóvenes cuando llamó por teléfono a Argentina el 19 de marzo del 2013: “Les pido un favor: caminemos juntos todos, cuidémonos los unos a los otros, cuídense entre ustedes, no se hagan daño, cuiden la vida, cuiden la familia, cuiden la naturaleza, cuiden a los niños, cuiden a los viejos, que no haya odio, que no haya pelea, dejen de lado la envidia, no le saquen el cuero a nadie, dialoguen entre ustedes, que este deseo de cuidarse vaya creciendo en el corazón y acérquense a Dios”.

Antes del rito fina de la Misa, hubo una invocación interreligiosa guiada por el P. Fernando Giannetti, en la que jóvenes de distintas religiones leyeron párrafos del Documento sobre la Fraternidad Humana, firmado por el Papa Francisco y el gran imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb.

Al concluir la Misa, Mons. Ojea agradeció la presencia de Macri y de Fernández, a quienes los alentó a trabajar “por los más pobres”.

Coment� la nota