El Papa Francisco con la asociación laical ‘Sígueme’: el centro vital es Jesús

El Papa Francisco con la asociación laical ‘Sígueme’: el centro vital es Jesús

El Papa Francisco recibió en audiencia este sábado a la asociación laical ‘Sígueme’ coincidiendo con el 50 aniversario de su fundación, y les animó a vivir cada día descentrados en sí mismos, y a poner como su centro vital, a la Persona viva de Jesús.

“Como se ha recordado, esta asociación nació durante el Concilio Vaticano II, y del magisterio conciliar vino la inspiración de vivir ‘el Evangelio sin descuentos’, como afirma el título de una publicación suya. El gesto, simbólico e intensamente espiritual, de los primeros miembros de partir de las Catacumbas de San Calisto, testimonia esta voluntad que han expresado en la fórmula de su estatuto de su programa de vida: “Jesús Cristo vivo es el centro de Sígueme”. Esto es muy bonito.

Les animo a vivir cada día con empeño este programa, es decir a ser personas descentradas de ustedes mismos y a poner como el centro vital de ustedes la Persona viva de Jesús. Muchas veces, también en la Iglesia, creemos de ser buenos cristianos porque hacemos obras sociales y de caridad bien organizadas. Está bien, son cosas buenas. Pero no podemos olvidar que la linfa que lleva la vida y transforma el corazón, es el Espíritu Santo, el Espíritu de Cristo. Dejen que Él, el Señor, ocupe el centro de vuestro corazón y del vuestro operar”.

El Santo Padre les dijo que como laicos que son en la comunidad ‘Sígueme’, “están inmersos en el mundo y se involucran internamente de la realidad terrena, para servir el bien del hombre”, y así les recordó que están llamados a llevar los valores cristianos a los ambientes en los que se mueven con el testimonio de la palabra.

“Les animo a ser laicos en primera línea, a sentiros parte activa en la misión de la Iglesia, a vivir su secularidad dedicándose a la realidad propia de la ciudad eterna: la familia, las profesiones, la vida social en las diversas expresiones. Así pueden contribuir, a modo de fermentación, a meter el espíritu del Evangelio en las llagas de la historia con el testimonio de la fe, de la esperanza y de la caridad”.

El obispo de Roma concluyó con el deseo de que ‘Sígueme’ sea siempre una forma cristiana y de empeño apostólico que promueve y eleva sus miembros rindiéndolos protagonistas con los demás en un mundo mejor.

Coment� la nota