Un argentino fue observador de las elecciones en un convulsionado reino de África

Un argentino fue observador de las elecciones en un convulsionado reino de África

 Monseñor José Luis Ponce de León, argentino de 52 años, actualmente obispo de Manzini, en Suazilandia, debió participar el fin de semana, como observador internacional, de las elecciones presidenciales en Lesoto, un pequeño estado situado en el sudeste de la República de Sudáfrica que sufrió en 2014 un golpe de estado. El prelado contó aAICA su experiencia y misión.

Monseñor José Luis Ponce de León es un misionero argentino de 52 años, perteneciente al Instituto de los Misioneros de la Consolata. Desde 2013 es obispo de Manzini, la ciudad más poblada de Suazilandia, un pequeño país sin salida al mar situado entre Sudáfrica y Mozambique. El fin de semana debió participar como observador internacional de las elecciones presidenciales en Lesoto, otro pequeño estado convulsionado por los temores de un golpe de estado. 

Lesoto es un reino enclavado geográfica y políticamente dentro de Sudáfrica. El sábado 28 de febrero celebró sus elecciones presidenciales en un clima de agitación e inseguridad, tras el intento de golpe de estado que un sector de las fuerzas armadas intentó realizar en agosto 2014 a causa de la decisión del entonces presidente, Tom Thabane, de remover al jefe del ejército. 

Para asegurar el retorno a las vías democráticas, una delegación de obispos católicos de África austral se trasladó al país y mantuvo reuniones durante la semana pasada con los miembros de la junta electoral, de la policía y de las principales asociaciones intermedias. Entre ellos estaba monseñor Ponce de León, quien fue seleccionado en 2011 por la Asamblea Interregional de Obispos del Sur de África (Imbisa) para formar parte de este cuerpo de paz. 

En diálogo con AICA, el prelado contó los detalles de esta misión peculiar. No es la primera vez que cumple esta función: en 2013 auditó el proceso eleccionario en Zimbabue. “En aquella ocasión, nos reunimos con el presidente de ese país, Robert Mugabe, y con el presidente de Mozambique, que por entonces ejercía la presidencia de un organismo regional”, dijo. 

En estos días, monseñor Ponce de León visitó con otros dos obispos, un sacerdote y tres laicos a distintos referentes de la vida social de Lesoto. “Escuchar nos permitió comprender el momento particular que vive este país”, aseguró el obispo misionero, quien celebró misa con los obispos locales pidiendo por unas elecciones en paz y por la solución de la crisis. 

El arzobispo de Maseru, la capital de Lesoto, monseñor Gerald Lerothodi, agradeció la solidaridad de los obispos auditores. Todos coincidieron en que la paz se consigue por medios pacíficos. 

El obispo blanco que solo tiene feligreses negros 

José Luis Gerardo Ponce de León nació el 8 de mayo de 1961 en Buenos Aires. Cursó sus estudios superiores con los Misioneros de la Consolata en Buenos Aires y en Roma, y completó los cursos de Teología en la Universidad Pontificia Javeriana de Bogotá, Colombia. Emitió sus primeros votos religiosos el 9 de enero de 1983 y la profesión solemne el 28 de diciembre de 1985. 

Ponce de León fue ordenado sacerdote el 2 de agosto de 1986 en la parroquia de Nuestra Señora de Pompeya, que atienden los misioneros de la Consolata en Merlo, provincia de Buenos Aires. Después de su ordenación sacerdotal, fue director de la Animación Misionera y Vocacional, director de la revista Misiones Consolata en el país, formador en el Seminario Filosófico; consejero provincial y vicesuperior provincial. 

Como había soñado desde joven, fue destinado a Sudáfrica. Comenzó su servicio pastoral en 1994 en la diócesis de Dundee. En 1999 fue nombrado superior provincial de los Misioneros de la Consolata en Sudáfrica, y por ese entonces adoptó la ciudadanía sudafricana, pero conservando la argentina. En 2005 asumió la parroquia de Daveytown, en Johannesburgo, y participó del capítulo general de los Misioneros de la Consolata que se realizó en Brasil. 

En 2006 fue nombrado secretario general de su congregación en Roma y procurador general ante la Santa Sede. El 24 de noviembre de 2008 el papa Benedicto XVI lo elevó a la dignidad episcopal y lo designó vicario apostólico de Ingwavuma, en Sudáfrica, convirtiéndose así en el primer obispo surgido de su congregación. En noviembre de 2013, el papa Francisco lo trasladó a la sede episcopal de Manzini, en Suazilandia, permaneciendo como administrador apostólico de su anterior destino hasta el nombramiento de un nuevo pastor. Desde entonces viaja de un país al otro para atender las necesidades de las misiones. 

Monseñor Ponce de León tiene un blog donde comparte sus experiencias pastorales y de misión: http://bhubesi.blogspot.com.ar.

Coment� la nota