Schneider pide al Papa Francisco que anule Traditionis Custodes

Schneider pide al Papa Francisco que anule Traditionis Custodes

El obispo Athanasius Schneider invita al Papa Francisco a «rescindir» las disposiciones canónicas contenidas en Traditionis Custodes y en la Responsa ad dubia publicada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos justo antes de Navidad.

El obispo auxiliar de Santa María en Astana, Kazajistán, también pide a sus hermanos obispos que expresen «públicamente y con franqueza» sus «profundas preocupaciones» sobre estos documentos, de acuerdo con la parresía y la «sensibilidad» propia de la sinodalidad.

En una reflexión titulada «El deber del Romano Pontífice de restablecer la paz litúrgica» (véase el texto completo más abajo), Mons. Schneider afirma que se ha infligido una «herida espiritual» al Cuerpo Místico de Cristo con la publicación de estos documentos, y que todo el «antiguo patrimonio litúrgico» de la Iglesia romana está «amenazado».

«La inmensa mayoría de los fieles laicos y del clero adscritos al rito romano tradicional se mantienen alejados de las polémicas eclesiales y litúrgicas, y respetan y rezan por el Papa y por sus obispos», observa. «Sólo piden el derecho a poder seguir viviendo plenamente… el patrimonio litúrgico en el que ellos, y generaciones de jóvenes católicos, han crecido», un derecho que la Sede Apostólica «garantizó» durante los dos pontificados anteriores.

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino, el arzobispo Arthur Roche, rechazó recientemente la idea de que se haya infligido algún perjuicio al clero y a los fieles, declarando al National Catholic Register poco después de la publicación de la Responsa: «Las posibilidades litúrgicas están en su sitio; el reto es seguir adelante sin lamerse las heridas cuando nadie ha sido herido.»

El arzobispo Roche, que ha intentado presentar Summorum Pontificum como un «experimento» fallido y ha hecho afirmaciones falsas sobre los motivos del Papa Benedicto XVI para promulgarlo, también rechazó las acusaciones de que las restricciones no se han llevado a cabo de forma sinodal, diciendo que sinodalidad significa «caminar juntos», que es «el propósito preciso del motu proprio que expresa la dirección en la que la Iglesia debe caminar en su oración». Cómo se determinó exactamente esa dirección sigue sin estar claro, considerando que los informes de la consulta a los obispos en la que se basó Traditionis Custodes apuntaban a continuar con una «aplicación prudente y cuidadosa» de Summorum Pontificum del Papa Benedicto XVI.

Monseñor Schneider también insta al Papa Francisco a imitar al primitivo Padre de la Iglesia San Ireneo de Lyon, a quien Francisco proclamará pronto Doctor de la Iglesia con el título especial de Doctor Unitatis, y a promover la «paz litúrgica» con los muchos católicos que han sido marginados por la promulgación de la Traditionis Custodes.

En el siglo II, San Ireneo intervino para sacar al Papa Víctor I del cisma con los obispos de Asia Menor sobre la fecha de la Pascua. En contra de los deseos de Víctor, los obispos y los fieles de la zona querían mantener su tradición pascual, lo que llevó a Víctor a declarar heterodoxas las iglesias y parroquias que mantenían esa postura y, por tanto, a excomulgarlas. En respuesta, los obispos reprendieron duramente al Papa Víctor, al igual que San Ireneo, quien, según Eusebio de Cesarea, «amonestó oportunamente» al Papa y le advirtió que no «desgajara iglesias enteras de Dios que observaban la tradición de una antigua costumbre» (Eusebio, Historia Eclesiástica, Libro V, Capítulo 24 sobre El desacuerdo en Asia).

«Así, Ireneo, que era reconocido verdaderamente, se convirtió en un pacificador en este asunto», escribió Eusebio, «exhortando y negociando de esta manera en favor de la paz de las iglesias». Algunos estudiosos creen que Víctor dio marcha atrás en las excomuniones debido a la intervención del santo, permitiendo a los obispos de Asia mantener su tradición sin obstáculos. La cuestión se resolvió posteriormente en el Concilio de Nicea (325).

En su reflexión, el obispo Schneider sostiene que, a la luz del testimonio de San Ireneo y del ejemplo dado por Juan Pablo II y Benedicto XVI, el Papa Francisco debería escuchar la voz de los fieles laicos, los seminaristas y los sacerdotes apegados a los antiguos ritos de la Iglesia romana y «garantizar su derecho establecido al culto según todos los libros litúrgicos del rito romano que estaban en uso hasta la reciente reforma litúrgica.»

«Si el Papa Francisco actuara con esa caridad y humildad pastoral», concluye, «nada se perdería y todo se ganaría. Y el ‘Dios de la Paz’ estaría con él y con todos los fieles (cf. Fil. 4:8)».

A continuación, el texto completo de la reflexión pastoral de Mons. Athanasius Schneider.

***

El deber del Romano Pontífice de restablecer la paz litúrgica

Una reflexión pastoral

Mientras avanzamos por el Camino Sinodal que conduce al Sínodo de 2023, se ha abierto una herida en el Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia. Nos referimos, por supuesto, al dolor espiritual y a la injusticia que se ha infligido a un número considerable de buenos católicos de todas las edades, tanto laicos como clérigos, mediante la publicación del motu propio Traditionis Custodes del Papa Francisco, el 16 de julio de 2021, y la Responsa ad Dubia de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el 4 de diciembre de 2021. La inmensa mayoría de los fieles laicos y del clero adscrito al rito romano tradicional se mantienen alejados de las polémicas eclesiales y litúrgicas, y respetan y rezan por el Papa y por sus obispos. Sólo piden el derecho a poder seguir viviendo plenamente, tanto en lo que se refiere a la celebración de la Santa Misa como a la celebración de todos los demás sacramentos y rituales, el patrimonio litúrgico en el que ellos, y generaciones de jóvenes católicos, han crecido. De hecho, la Sede Apostólica, con un generoso gesto pastoral, les había garantizado este derecho durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Esta herida espiritual y sus dolorosas consecuencias (tanto pastorales como personales) para muchos miles de católicos son públicamente conocidas. Y todo el precioso y antiguo patrimonio litúrgico de la Iglesia romana (que es un bien espiritual común de toda la Iglesia que no debe perderse) está amenazado. Los obispos tienen, por tanto, el deber de expresar pública y francamente sus profundas preocupaciones, de acuerdo con el modo que se está fomentando en el actual Camino Sinodal. En su discurso de apertura del Camino Sinodal, el 9 de octubre de 2021, el Papa Francisco dijo: «Si no nos convertimos en esta Iglesia de la cercanía con actitudes de compasión y amor tierno, no seremos la Iglesia del Señor».

Que el Papa Francisco se dé cuenta de que ha sido mal aconsejado, y que demuestre coraje pastoral, humildad y verdadero amor por estos hijos e hijas de la Iglesia marginados, anulando las disposiciones canónicas estipuladas en los dos documentos mencionados. Al hacerlo, ciertamente estará «vendando las heridas y curando los corazones rotos con el bálsamo de Dios» (Discurso para la apertura del Sínodo, 9 de octubre de 2021).

En este contexto, haremos bien en recordar a un gran santo que pasó a la historia de la Iglesia como un verdadero pacificador: San Ireneo de Lyon (+202). En un momento crítico de la historia de la Iglesia, cuando a finales del siglo II la Sede Apostólica quiso imponer a un grupo de clérigos y de fieles una expresión única de la lex orandi (relativa a la fecha de celebración de la Pascua), rechazando así otras tradiciones litúrgicas legítimas, san Ireneo intervino y protestó respetuosamente ante el Papa Víctor I (+197), recordándole la magnanimidad y moderación pastoral de sus predecesores, especialmente la del Papa Aniceto (+168), quien a pesar de tener una perspectiva litúrgica diferente a la de San Policarpo (discípulo del Apóstol Juan), permitió que otra tradición litúrgica continuara sin ser perturbada (cf. Eusebio de Cesarea, Historia eclesiástica V: 23). El Papa Víctor I parece haber escuchado el llamamiento fraternal de San Ireneo.

El Papa Francisco anunció recientemente la feliz noticia de que tiene previsto proclamar a San Ireneo Doctor de la Iglesia, con el significativo título de Doctor unitatis (Discurso al Grupo de Trabajo conjunto ortodoxo-católico de San Ireneo, 7 de octubre de 2021). Recordando el ejemplo de San Ireneo, el pacificador y futuro Doctor unitatis, así como el de sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI, el Papa Francisco debería escuchar la voz de los numerosos niños, jóvenes, padres y madres, seminaristas y sacerdotes adscritos a los antiguos ritos de la Iglesia romana y garantizar su derecho establecido al culto según todos los libros litúrgicos del rito romano que estaban en uso hasta la reciente reforma litúrgica. De este modo, estos hijos e hijas de la Iglesia marginados se sentirán «parte de la vida de la comunidad sin ser obstaculizados, rechazados o juzgados» (Homilía del Papa Francisco en la Santa Misa de Apertura del Camino Sinodal, 10 de octubre de 2021).

El Papa Francisco ha llamado a todos en la Iglesia a «dejarnos alcanzar por las preguntas de las hermanas y los hermanos, ayudarnos para que la diversidad de los carismas, vocaciones y ministerios nos enriquezca» (Homilía en la Santa Misa de Apertura del Camino Sinodal). Que Dios conceda al Papa Francisco la gracia de ser verdaderamente un Papa de la paz litúrgica, promoviendo «todo lo que es verdadero, todo lo que es honorable, todo lo que es justo, todo lo que es puro, todo lo que es hermoso» (Fil. 4, 8). Si el Papa Francisco actuara con esa caridad y humildad pastoral, nada se perdería y todo se ganaría. Y el «Dios de la Paz» estaría con él y con todos los fieles (cf. Fil. 4, 8).

+ Athanasius Schneider, Obispo Auxiliar de la Archidiócesis de Santa María en Astana

Comentá la nota