Palabra de Vida, una experiencia cotidiana

Los movimientos dentro de las religiones son energía, combustible y savia. Cada uno de ellos tiene sus características, y sus formas. Generan y cuentan con herramientas para la comunicación cotidiana, la puesta en común, el acercamiento a las lecturas sagradas, la comunión diaria como una gran familia.

El Movimiento de los Focolares día a día tiene la "Palabra de Vida". Una frase, un texto del Evangelio, que se pone en común, con una pequeña reflexión de su fundadora, Chiara Lubich, o alguno de sus integrantes.

La Palabra de Vida es una verdadera brújula en el mar tormentoso del presente, en las exigencias de lo cotidiano, una invitación a encontrarse con Dios siempre en el hermano, a buscar amar al prójimo cada segundo, a abrazar el carisma de la unidad y la espiritualidad colectiva. Así como en los refugios anti bombas de la segunda guerra mundial, Chiara y las primeras jóvenes se juntaban a leer la Biblia, y trataban de vivir la letra y el mensaje radicalmente, ahora esta Palabra de Vida sigue siendo esa guía, ese mensaje siempre actual, vigente y transformador del Evangelio. 

Este ejercicio diario de encuentro, que se da en los cinco continentes y en cientos de idiomas y dialectos, genera también una red de experiencias y pensamientos compartidos entre hombres y mujeres de todas las culturas, de todo el mundo... Algunos ejemplos:

"Amar al prójimo como a si mismo"

"Este es el pensamiento divino que resuelve todas las diferencias que existen entre nosotros, si es vivida. No existirán más diferencias de  ninguna clase que impidan el amor, no habrá raza ni color, no habrá fronteras, ni clases sociales o culturales que nos hagan sentir diferentes, pues el amor vivido nos hace iguales a todos"

"Ningún parámetro humano es capaz de superar el amor, pues él no crea grupos o asociaciones, él genera un cuerpo, y las diferencias en un cuerpo son complementarias y no divisorias. El amor nos hace una sola cosa. Una invitación para la jornada: "No detenerse ante las diferencias", podemos leer entre los miles de mensajes que se comparten a partir del disparador de la palabra cotidiana. 

"Si estamos unidos, Jesús está entre nosotros" Nada vale de todo aquello que hacemos si en ello no se da el sentimiento de amor por los hermanos; porque Dios es Padre y tiene en su corazón siempre y sólo a sus hijos", escribió Chiara Lubich.

Coment� la nota