La Iglesia Católica de EE.UU. celebra Semana de la Libertad Religiosa

La Iglesia Católica de EE.UU. celebra Semana de la Libertad Religiosa

La semana del 22 al 29 de junio, la Iglesia Católica de los Estados Unidos ha organizado una Semana de la Libertad Religiosa, basada en ocho intenciones de oración (una por día) desarrolladas por la conferencia de los obispos.

El 22 de junio, que inauguró la semana, conmemorando a dos santos que fueron héroes de la libertad religiosa, John Fisher y Tomás Moro, que fueron martirizados por negarse a reconocer a Enrique VIII como jefe supremo de la Iglesia de Inglaterra. Y la Semana concluirá el 29 de junio, el día de la fiesta de los santos patrones de Roma, San Pedro y San Pablo.

Se planea una intención de oración para cada día. El primer día se dedica a rezar por la libertad en la atención sanitaria, un tema especialmente delicado en los Estados Unidos, donde la tendencia a la judicialización y la presión financiera sobre los hospitales católicos los pone en dificultades si se niegan a realizar ciertos actos perjudiciales para la vida humana, como la esterilización o el aborto. "Es impensable que la misión de curación de la Iglesia pueda verse comprometida por la destrucción de vidas inocentes y el daño a los que estamos llamados a cuidar", dijeron los obispos.

La segunda intención está dedicada a la libertad de culto para todas las religiones, en un contexto de creciente profanación, ataques y agresiones físicas a los ministros de culto y a los asistentes. Los fieles y las minorías religiosas de China, los huérfanos y las iglesias de la frontera sur con México serán el centro de las intenciones de los próximos días. También se reservará una intención específica para las escuelas católicas y la libertad de enseñanza.

El penúltimo evento estará dedicado a la República Centroafricana, con la intención de rezar para que el Estado "encuentre el camino de la paz y la reconciliación". A pesar de los numerosos episodios de violencia, el país también ha visto nacer un movimiento interreligioso que ha unido a católicos, evangélicos y musulmanes en favor de la reconstrucción social nacional. El episcopado americano quiere dar a conocer mejor esta experiencia vivida en este país, muy poco conocido en los Estados Unidos, y en el que el Papa Francisco había elegido abrir simbólicamente la Puerta Santa del Jubileo de la Misericordia.

No caer en la trampa de la violencia política

La Semana de la Libertad Religiosa terminará con una invocación a Dios para "recordar la dignidad de todos". Hoy en día, de hecho, especialmente en la política, estamos siendo testigos de una confrontación "con vitriolo", llevada a cabo con "un lenguaje muy duro en el que nadie gana". "Lo que necesitamos en cambio es un diálogo honesto y civilizado. Esto significa que debemos tratar a todos como dignos de nuestro respeto y dignos de ser escuchados", insisten los obispos.

Esta intención particular se enmarca, por supuesto, en el triple contexto de la crisis vinculada a la pandemia de Covid-19, las manifestaciones del movimiento "Black Lives Matter" y la campaña presidencial, que muestran signos preocupantes de fractura social y de violencia simbólica pero también física.

Comentá la nota