El arzobispo de Rosario invita a aprovechar la Cuaresma

El arzobispo de Rosario invita a aprovechar la Cuaresma

 El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, grabó un mensaje desde la curia local para invitar a los fieles a vivir el tiempo litúrgico de Cuaresma como una oportunidad para renovar la vida y aprovechar las gracias que Dios quiere derramar sobre cada cristiano.

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, grabó un mensaje desde la curia local para invitar a los fieles a vivir el tiempo litúrgico de Cuaresma como una oportunidad para renovar la vida y aprovechar las gracias que Dios quiere derramar sobre cada cristiano. 

Monseñor Martín explicó que la Cuaresma “es el tiempo de la misericordia, un tiempo favorable en el que el Señor derrama su gracia de modo más abundante para que podamos volver a Él”. Señaló que la Iglesia levanta la voz para que todo hombre “despierte del sueño”, se convieta y crea en el Evangelio. 

“Este es el tiempo en el que el Señor quiere regalarnos una renovada vida de gracia. ¿Cómo lo podemos aprovechar? Hay tres cosas, que son propias de la vida cristiana: la oración, el ayuno y la limosna”, dijo el prelado. 

El arzobispo de Rosario sugirió intensificar la oración en este tiempo, particularmente por la Iglesia y por las almas del purgatorio, para crecer de este modo en solidaridad y “romper lo que hoy prevalece, que es la indiferencia”. 

También recomendó practicar el ayuno, entendido como una privación de cosas legítimas, pero que ayudan a tener un mayor dominio de sí y permiten estar más abiertos al Señor y a la comunicación con Él. “Si esas privaciones –agregó- también implican un costo económico, ese ahorro lo podemos hacer limosna, lo podemos convertir en ayuda al prójimo”. 

Sobre la limosna, monseñor Martín aclaró que no debe ser entendida una dádiva de alguien superior a alguien inferior, sino como “un compartir con el prójimo” para librarse del egoísmo y hacer que cada uno, en lo personal y desde su familia y comunidad, viva en comunión. 

“La caridad con el prójimo es el signo más auténtico de que estamos dirigiendo nuestro corazón al Señor”, subrayó el arzobispo. 

“¡Buen tiempo de Cuaresma! Aprovéchenlo al máximo. Es para mayor gloria de Dios y para el bien de todos nosotros”, concluyó monseñor Martín en su mensaje.

Coment� la nota