“Argentina debe confesar que el narcotráfico está instalado”

“Argentina debe confesar que el narcotráfico está instalado”

La religiosa argentina Martha Pelloni, emblemática activista social, iniciadora de la Fundación Santa Teresa y la Red Infancia Robada, habló con el Vatican Insider sobre la situación en su país

Los cárteles del narcotráfico están instalados en Argentina y cuentan con la complicidad del poder político. Son una verdadera mafia, enquistada a diversos niveles. Por eso no se equivocó el Papa cuando advirtió sobre el riesgo de la “mexicanización”. De eso está segura Martha Pelloni, monja y emblemática luchadora social, fundadora de la Red Infancia Robada. 

A inicios de los 90, la religiosa de la Congregación de las Carmelitas Misioneras Teresianas encabezó a la multitud que exigió justicia en el violento asesinato de María Soledad Morales a manos de los “hijos del poder” en Catamarca. En esta entrevista con el Vatican Insider habla sobre la situación en su país, a pocos meses del cambio en la presidencia.   

¿Cuál es la situación actual de la trata en Argentina? 

La trata de personas para fines macabros como la explotación laboral, sexual, tráfico de órganos surge por la existencia de mafias organizadas que operan conjuntamente con el narcotráfico. El dinero es mucho y  la realidad es que financia muchas campañas políticas. No tenemos justicia, hay impunidad, pocos son los jueces que se juegan por la verdad en estos temas. Así como la muerte del fiscal (Alberto) Nisman, que fue un asunto netamente mafioso. Por eso el papa ha apoyado desde el inicio a la red nacional antimafia de la cual formamos parte. 

Hace unas semanas se generó una polémica porque el Papa habló de la “mexicanización” de Argentina. ¿A qué se refería? 

Puso el dedo en la llaga y lo hizo con una frase simbólica. En la Argentina está instalado el narcotráfico. Nosotros acabamos de sostener a una familia cuya hija la mataron y pusieron preso a un panadero; pero a último momento la madre reveló que la hija le había confesado que era mula del narcotráfico. Esto en la provincia de Misiones, en el límite con Paraguay. En estos casos se enfrenta a esa mafia, en la cual está enredada la policía y el gobierno del lugar. 

¿Un fenómeno que podría ser peor, según se intuye de lo dicho por el Papa?

 El Papa conoce perfectamente la situación de la droga en Argentina. Los más afectados por esto son las villas, las personas más vulnerables. Esto lo hemos visto y es real. El Papa se ha expresado de esa manera porque el caso de México es conocido, pero la Argentina tiene todavía que confesar, desde el gobierno, que tiene a los cárteles instalados. 

¿Qué influencia ha tenido el Papa en el trabajo contra la trata?

Para nosotros ha sido un apoyo muy grande. En Argentina anualmente celebraba la misa contra la trata en el peor centro de prostitutas que es la Plaza de Constitución de Buenos Aires. En la última misa yo estuve y él fue muy fuerte, habló sobre lo que significa explotar a la mujer o hacerle creer que es un trabajo. El Papa llega muy bien allí donde la vida está amenazada de muchas formas: La droga y la trata son los flagelos más evidentes porque dejan más dinero. ¿Cuántas veces se compra y se vende a una mujer por día? Más que la droga, más que las armas. Él es una persona tan humana, tan sensible, por eso puede hablar como lo hace y tiene los gestos que le brotan realmente del corazón, es un hombre apasionado por la humanidad. 

Ahora Argentina, en año electoral, está viviendo un momento de alta tensión. ¿En qué puede terminar? 

Es muy difícil, estoy muy preocupada y atenta. Los políticos que tenemos, como candidatos presidenciales, todos proclaman el bien común, el bien general. Mi gran temor es que quede sólo en la proclama y las respuestas no se vean. Hoy está en boga el tema de la seguridad y todos hablan de eso: Con mayor policía, con mayor inversión y otras cosas. Pero la mayor seguridad será la consecuencia de sacar a las mafias del narco, de la trata. Nos deben decir en las plataformas cómo van a hacer para quitar los cárteles que tenemos instalados en el país. 

¿Por qué se llegó a esta situación? 

Este gobierno hizo cosas buenas, incluso yo lo apoyé al principio. Pero ¿dónde están las fuentes de trabajo? Las personas no pueden vivir toda su vida a costa de los planes sociales. Ya están perdiendo la cultura del trabajo, hoy los jóvenes no necesitan ni trabajar porque tienen el subsidio. Esto es muerte para el país. ¿Cuáles son los intereses de los políticos de hoy? Es evidente que son sus intereses personales y del partido, de lo contrario ya habría existido consenso para sacar al país adelante.

 ¿Cuál puede ser el impacto político del Papa en este contexto electoral? 

El impacto político es difícil poder constatarlo, porque los argentinos padecemos una situación en la cual todos estamos divididos. En este estado, el impacto del Papa es más bien personal, por eso habla tanto de la cultura del encuentro. Los valores de ciudadanía y de democracia están muy deteriorados, cuando la corrupción es institucional si no entras en ese sistema no vales. 

¿Y por qué el Papa no interviene más claramente en esta situación? 

El Papa está en el lugar en que debe estar, desde el evangelio pide la conversión del hombre, llama permanentemente a un cambio de mentalidad, de vida, de actitud. Habla de la reconciliación, de la misericordia, del perdón, de la conversión. Pero esto es personal. Nuestra realidad no se arregla por decreto, por ley. El cambio político va a venir por el cambio de las personas y en eso importa sí el encuentro con el Papa, pero sobre todo el encuentro con Cristo.

Coment� la nota