El Vaticano niega que Benedicto XVI sufra una "enfermedad paralizante"

El Vaticano niega que Benedicto XVI sufra una

"Las presuntas noticias sobre un padecimiento degenerativo son falsas", dijo la oficina de prensa vaticana. Las especulaciones surgieron luego de que se le atribuyera al hermano de Joseph Ratzinger trazar un cuadro sombrío de salud en una entrevista.

El papa emérito Benedicto XVI no sufre ninguna "enfermedad paralizante" que le obligue a estar en una silla de ruedas, según dijo la Efe la oficina de prensa del Vaticano. "Las presuntas noticias de una enfermedad paralizante o degenerativa son falsas", subrayó la oficina de prensa vaticana.

La noticia sobre el delicado estado de salud de Benedicto XVI surgió de su propio hermano, Georg Ratzinger, a partir de en una entrevista que concedió a la revista alemana "Neue Post", donde asegura que su mayor temor es que la afección acabe afectándole al corazón.

Pero luego el aclaró sus dichos. "Aunque necesita un andador, mentalmente está bien", señaló a la agencia dpa. En relación a una enfermedad nerviosa que, presuntamente, sufre Benedicto XVI y que le afectaría al corazón, fue tajante. "Eso es pura fantasía".

El sacerdote admitió, sin embargo, que su hermano se encuentra cada vez más débil. "No es quien era", explicó para a renglón seguido indicar que reza todos los días para que tanto él como su hermano tengan una muerte en paz.

Benedicto XVI se retiró en febrero de 2013 alegando su avanzada edad y la falta de fuerzas, mientras su pontificado se enfrentaba a sospechas de corrupción en la curia romana y fuertes luchas internas.

Fue el primer papa en retirarse en más de 700 años. Desde entonces vive en un monasterio dentro del Vaticano y su sucesor, el papa Francisco, a menudo le rinde tributo. El pontífice cumplirá 91 años el próximo 16 de abril.

Coment� la nota