El Vaticano desmiente que Francisco haya relajado las sanciones contra los curas pederastas

El Vaticano desmiente que Francisco haya relajado las sanciones contra los curas pederastas

Nueva campaña contra el Papa a cuenta de la "tolerancia cero" ante los abusos

 "No sólo no se aliviaron las penas, sino que en algún caso se agravó la sanción aplicada"

Lo intentan con pasquines, sátiras o campañas mediáticas, pero la verdad continúa desmontando las teorías de sectores más ultraconservadores de la Iglesia católica contrarios al Papa Francisco. El último intento ha ido más allá, llegando a acusar al Santo Padre de ordenar rebajar las sanciones contra los curas pederastas. Una rotunda falsedad que ya ha sido desmentida por el Vaticano. La "tolerancia cero" de Bergoglio va en serio.

Así, según informa Valores Religiosos, fuentes de la Santa Sede desmintieron categóricamente que el Papa haya aliviado las penas eclesiásticas a los sacerdotes culpables de abusos a menores. La nota, enviada por Ap, hablaba de un grupo de sacerdotes expulsados del orden sacerdotal y a los que, supuestamente, el Pontífice habría decidido únicamente suspenderlos. Una noticia falsa, también desmentida por la periodista Alicia Barrios, una de las más cercanas al Papa.

La noticia no dejaría de ser una anécdota si no se mezclara con un uso perverso de la "misericordia", uno de los términos que más utilizan los rigoristas para tratar de caricaturizar los nuevos tiempos que, desde hace cuatro años, ha traído Bergoglio a la Iglesia católica. Una dinámica recurrente, que los grupos ultraconservadores ya utilizaron en el caso de los Franciscanos de la Inmaculada, la Orden de Malta o los cuatro cardenales y sus tristemente famosas "dubia", y que quería confrontar dicha misericordia con la tolerancia cero ante la pederastia.

"Todo eso es falso", subrayan fuentes vaticanas, que añaden que "no sólo no se aliviaron las penas, sino que en un caso que se reabrió por contar con nuevos elementos, se agravó la sanción aplicada". Roma, además, no descarta que la Sala Stampa difunda un comunicado saliendo al paso de las falsas acusaciones. Porque, como ha señalado en más de una ocasión el Papa, "con los niños no se juega".

Y es que la misericordia no está reñida con la búsqueda de la justicia. Y tampoco con el compromiso de Bergoglio por "actuar con severidad extrema" contra los curas pedófilos y los obispos o superiores consentidores o encubridores. Una lacra, la de la pederastia, que definirá la credibilidad, no sólo de este pontificado, sino de la misma institución, que lamentablemente durante demasiados años mantuvo una estrategia de silencio y ocultación, soportada, en buena medida, por muchos de los que, hoy, arremeten contra el Papa venido del fin del mundo.

Comentá la nota