Ultimas noticias de Radio María

Evangelio según San Juan 15,9-11

Evangelio según San Juan 15,9-11

Jueves 19 de Mayo de 2022: Jesús dijo a sus discípulos: «Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto.»

Una teología que se pone en camino

Una teología que se pone en camino

En el ciclo “Pensar la fe en el cambio de época”, el sacerdote betharramita Gerardo Ramos hizo un repaso de la teología actual en Argentina. “La argentina es una teología en camino, hacia adelante y hacia arriba, sinodal del pueblo fiel de Dios que peregrina en nuestra patria. Desde que inició la pandemia contacté, en el marco de una teología del cambio de época, a diferentes representantes del mundo académico, cultural y pastoral para hablar de esto. Con ellos realicé una serie de 90 videos en diálogos creyentes a partir de una experiencia, texto, canción, intuición, actividad, circunstancia, inquietud o trayecto académico significativo que el o la interlocutora haya querido comunicar”, detalló.

Santos Felipe y Santiago apóstoles

Santos Felipe y Santiago apóstoles

Cada 3 de mayo celebramos juntos a estos dos apóstoles de Jesús porque en torno al siglo VI sus restos fueron llevados a Roma. Ambos pertenecieron al grupo de los doce Apóstoles, hombres que Jesucristo escogió, preparó y envió para la predicación de la Buena Nueva, dándole este mandato: “Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo les he mandado” (Mt 28, 19-20).

Lunes 11 de Abril de 2022 – Evangelio según San Juan 12,1-11.

Lunes 11 de Abril de 2022 – Evangelio según San Juan 12,1-11.

Seis días antes de la Pascua, Jesús volvió a Betania, donde estaba Lázaro, al que había resucitado. Allí le prepararon una cena: Marta servía y Lázaro era uno de los comensales. María, tomando una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, ungió con él los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. La casa se impregnó con la fragancia del perfume. Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dijo: “¿Por qué no se vendió este perfume en trescientos denarios para dárselos a los pobres?”. Dijo esto, no porque se interesaba por los pobres, sino porque era ladrón y, como estaba encargado de la bolsa común, robaba lo que se ponía en ella. Jesús le respondió: “Déjala. Ella tenía reservado este perfume para el día de mi sepultura. A los pobres los tienen siempre con ustedes, pero a mí no me tendrán siempre”. Entre tanto, una gran multitud de judíos se enteró de que Jesús estaba allí, y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado. Entonces los sumos sacerdotes resolvieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos se apartaban de ellos y creían en Jesús, a causa de él.

Viernes 08 de Abril de 2022 -Evangelio según San Juan 10,31-42

Viernes 08 de Abril de 2022 -Evangelio según San Juan 10,31-42

Los judíos tomaron piedras para apedrearlo. Entonces Jesús dijo: “Les hice ver muchas obras buenas que vienen del Padre; ¿Por cuál de ellas me quieren apedrear?”. Los judíos le respondieron: “No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino porque blasfemas, ya que, siendo hombre, te haces Dios”. Jesús les respondió: “¿No está escrito en la Ley: Yo dije: Ustedes son dioses? Si la Ley llama dioses a los que Dios dirigió su Palabra -y la Escritura no puede ser anulada- ¿Cómo dicen: ‘Tú blasfemas’, a quien el Padre santificó y envió al mundo, porque dijo: “Yo soy Hijo de Dios”? Si no hago las obras de mi Padre, no me crean; pero si las hago, crean en las obras, aunque no me crean a mí. Así reconocerán y sabrán que el Padre está en mí y yo en el Padre”. Ellos intentaron nuevamente detenerlo, pero él se les escapó de las manos. Jesús volvió a ir al otro lado del Jordán, al lugar donde Juan había bautizado, y se quedó allí. Muchos fueron a verlo, y la gente decía: “Juan no ha hecho ningún signo, pero todo lo que dijo de este hombre era verdad”. Y en ese lugar muchos creyeron en él.