Preocupación de líderes religiosos y políticos por planes de anexión de Israel

Preocupación de líderes religiosos y políticos por planes de anexión de Israel

Mientras los palestinos celebran protestas en la ciudad de Jericó, en la Ribera Occidental, los dirigentes católicos y protestantes de Jerusalén expresan su preocupación por los planes de Israel de anexionar partes de la Ribera Occidental ocupada.

Las autoridades palestinas piden una resistencia pacífica, en medio de la anexión prevista por Israel de partes de la Cisjordania ocupada.

El alto funcionario de Fatah, Jibril Rajoub, durante una conferencia de prensa celebrada en Ramallah el domingo, dijo que la resistencia pacífica "es importante para garantizar el apoyo internacional a los esfuerzos palestinos por frustrar la anexión prevista". Añadió, "no creemos en una transición a la 'plaza sangrienta' ya que no creemos que sirva a nuestra causa en este momento".

Al mismo tiempo, Rajoub advirtió que en el caso de que Israel aplicara la soberanía, esas condiciones podrían cambiar. "No levantaremos una bandera blanca", dijo.

Rajoub también anunció que las protestas contra la anexión tendrán lugar el lunes, empezando por Jericó.

La anexión, que según el gobierno israelí podría comenzar ya el 1 de julio, ha desencadenado enfrentamientos entre Jerusalén y la Autoridad Palestina dominada por Fatah. Varias otras autoridades religiosas y políticas también han expresado su preocupación por el movimiento propuesto.

El llamamiento de protesta de Rajoub se produce en medio de los amplios cierres impuestos para combatir la pandemia del Covid-19 en Cisjordania.

Los líderes de la iglesia expresan su preocupación

En una reciente declaración, el Patriarca Católico Emérito de Jerusalén, Michel Sabbah, el Obispo Anglicano Emérito Riah Abu El Assal, y el Obispo Luterano Emérito Munib A. Younan expresaron su preocupación por la situación en Tierra Santa.

"La Tierra Santa está en llamas, en una situación de guerra, y necesita ser restaurad su carácter santo", dijeron. "Está llena de sufrimientos humanos, porque la justicia está ausente. La tierra de Dios llama a todas las iglesias, gobiernos y personas de buena voluntad, a actuar y poner fin a esta tragedia. Todos los creyentes son responsables".

"Escribimos este llamamiento como cristianos árabes palestinos, que han vivido aquí desde Pentecostés, y forman parte integral de nuestra sociedad", decía la declaración.

Llamamiento a la paz y la reconciliación

Los obispos católicos y protestantes recordaron que "Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, y nos ha confiado el ministerio de la reconciliación" (2 Cor. 5:18)." En este espíritu, continuaron, "os escribimos y os pedimos que participéis en la misión de pacificación y reconciliación, devolviendo la santidad a la Tierra del Único Santo, la Tierra Santa".

Los obispos también pidieron una reconciliación "basada en la igualdad de dignidad y derechos de todas las personas, no más de un pueblo contra el otro, no más de un pueblo oprimiendo al otro". También subrayaron que la pandemia del Covid-19 ha desviado la atención de los problemas de justicia y paz a cuestiones de vida o muerte.

Jerusalén

Los obispos Sabbal, El Assal y Younan señalan que "Jerusalén es la clave de esta paz, no sólo entre israelíes y palestinos, sino también para unir a los seguidores de las tres religiones monoteístas": judaísmo, cristianismo e islam."

"Ayuden a Jerusalén a convertirse en el centro de la reconciliación, la justicia y la igualdad. Cuando la paz llegue a Jerusalén, si Dios quiere, la paz llegará a todo el mundo", apelaron.

Las resoluciones de la ONU

Los obispos señalaron que "la solución a este conflicto fue identificada hace muchos años y expresada a través de numerosas resoluciones de la ONU". También destacaron que "la mayoría de las naciones ya reconocen tanto el Estado de Israel como el Estado de Palestina".

Pidieron a Israel que calmara la tensión y cumpliera con las resoluciones de la ONU, señalando que "la ocupación militar israelí y la colonización de Palestina es la causa principal del conflicto actual".

"Nuestro llamado es simplemente este, por favor implementen lo que ya fue reconocido. Ayuden a Israel a tener su seguridad. Ayuden a Palestina a tener su independencia. Ayuden a ambos estados a vivir juntos en paz, justicia, equidad y democracia. Que no haya más odio, ni más muerte, sino sólo justicia, igualdad y vida", apelaron Sabbal, El Assal y Younan.

Para concluir la declaración, los líderes de la Iglesia apelaron a que es hora de actuar para "extinguir los incendios destructivos que asolan Tierra Santa", añadiendo que "sólo una paz justa pondrá fin al odio, a la opresión y al sufrimiento".

Comentá la nota