El Papa: Una sociedad que no da esperanza al sufrimiento ha perdido su humanidad

El Papa: Una sociedad que no da esperanza al sufrimiento ha perdido su humanidad

El Papa recibió este mediodía a los empleados de la Fundación Don Carlo Gnocchi, una realidad asistencial y social italiana, que fluyó de la mente y el corazón de este distinguido sacerdote ambrosiano. “El significado y el valor de la profesión de la salud y de cada servicio prestado al hermano enfermo se manifiesta plenamente en la capacidad de combinar competencia y compasión”, les dijo el Pontífice.

Francisco recibió hoy a los miembros de la Fundación Don Carlo Gnocchi, una realidad asistencial y social italiana, que fluyó de la mente y el corazón de este distinguido sacerdote ambrosiano. A todos ellos les recordó que el significado y el valor de la profesión de la salud y de cada servicio prestado al hermano enfermo se manifiesta plenamente en la capacidad de combinar competencia y compasión. El Santo Padre dijo que una sociedad que no es capaz de acoger, proteger y dar esperanza al sufrimiento, es una sociedad que ha perdido la piedad y el sentido de la humanidad.

El Papa agradeció a los presentes, por continuar la herencia del fundador, y les pidió que no se “cansen de servir al último en la difícil frontera de la enfermedad y la discapacidad: junto con las terapias y técnicas más avanzadas para el cuerpo, ofrezcan a quienes confían en sus estructuras las medicinas del alma, es decir, consuelo y ternura de Dios”. En efecto, inspirándose en el cuidado, la delicadeza y la sensibilidad sacerdotal del Beato Carlo Gnocchi, están llamados, les dijo, a combinar en la concreción de la vida diaria el servicio social y de salud y la acción evangelizadora.

“Esto significa para ustedes, luchar valientemente contra las causas del sufrimiento y cuidar con amor la incomodidad de las personas que sufren o están en dificultad. Los tiempos han cambiado con respecto a los orígenes, pero es necesario continuar con el mismo espíritu, con la actitud y el estilo que Don Gnocchi describió de esta manera: "Cristianos activos, optimistas, serenos, concretos y profundamente humanos; quienes miran al mundo ya no como un enemigo para ser asesinado o que debe escapar, sino como un hijo pródigo para ser conquistado y redimido con amor "(Educación del corazón)”.

El Santo Padre, además les animó a continuar su viaje en el compromiso de la promoción humana, que también es una contribución indispensable a la misión evangelizadora de la Iglesia. De hecho, les dijo, la proclamación del Evangelio es más creíble gracias al amor concreto con el que los discípulos de Jesús dan testimonio de la fe en Él.

Ayudar al enfermo combinando competencia y compasión

“El significado y el valor de la profesión de la salud y de cada servicio prestado al hermano enfermo se manifiesta plenamente en la capacidad de combinar competencia y compasión”.

La competencia, animó el Papa, es el fruto de su preparación, de la experiencia, de la actualización; y todo esto está respaldado por una fuerte motivación de servicio al prójimo sufriente, una motivación que en el cristiano está animada por la caridad de Cristo. “La competencia es la cualidad que hace creíble el testimonio de los fieles laicos en las diversas áreas de la sociedad incluso cuando se va en contracorriente, dedicando tiempo a una vida frágil.

El sufrimiento de los hermanos pide ser compartido, pide actitudes e iniciativas de compasión, se trata de "sufrir con", compadecerse de Jesús, que por el bien del hombre se hizo hombre para poder compartir plenamente, de una manera muy real, en carne y hueso, como se muestra en su Pasión.

El Santo Padre dijo que una sociedad que no es capaz de acoger, proteger y dar esperanza al sufrimiento, es una sociedad que ha perdido la piedad y el sentido de la humanidad. La Fundación Don Gnocchi, con su amplia red de centros y servicios que han creado en Italia y en otros países es un buen modelo porque busca combinar asistencia, aceptación y caridad evangélica. Al respecto, Francisco les dijo que en un contexto social que favorece la eficiencia con respecto a la solidaridad, sus estructuras son casas de esperanza, cuyo propósito es la protección, la mejora y el verdadero bien de los enfermos, los discapacitados y los ancianos.

Carisma de Don Gnocchi

Recordando el carisma del beato, el Papa recordó justamente que en la homilía de la beatificación, que tuvo lugar en Milán hace diez años, el cardenal Tettamanzi lo señaló a la Iglesia como "un buscador inquieto de Dios y un buscador valiente del hombre, que consumó su vida en la búsqueda del rostro de Cristo impreso en el rostro de cada hombre». El Beato Don Carlo Gnocchi, apóstol de la caridad, sirvió de manera heroica a Cristo en los niños, los jóvenes, los pobres y los que sufren, desde el comienzo de su ministerio sacerdotal, como un educador apasionado, luego como capellán militar, experimentó las crueldades de la Segunda Guerra Mundial, primero en el frente griego-albanés, luego, con los Alpinos de la División "Tridentina", en la dramática campaña rusa.

“Durante la desastrosa retirada de ese frente, hizo todo lo que pudo con una caridad incansable por los heridos y los moribundos, y desarrolló el diseño de una obra a favor de los huérfanos y mutilados por el estallido de las bombas de guerra. Una vez de vuelta en Italia, implementó este maravilloso proyecto; la suya no era solo una empresa social, sino que la movía la caridad de Cristo”.

Coment� la nota