El Papa Francisco pide proteger la vida humana desde el principio hasta su fin natural

El Papa Francisco pide proteger la vida humana desde el principio hasta su fin natural

El Papa Francisco pidió renovar “el compromiso por salvaguardar y proteger la vida humana desde el principio hasta su fin natural”.

Así lo indicó el Santo Padre al finalizar el rezo del Ángelus de este domingo 2 de febrero al recordar que hoy se celebra en Italia la Jornada por la Vida con el tema “Abran las puertas a la vida”.

En esta línea, el Pontífice se unió al mensaje de los obispos italianos con motivo de la 42º Jornada por la Vida y esperó que esta Jornada “sea una oportunidad para renovar el compromiso de salvaguardar y proteger la vida humana desde el principio hasta su fin natural”.

Además, el Papa destacó que “también es necesario combatir cualquier forma de violación de la dignidad, incluso cuando están en juego la tecnología o la economía, abriendo las puertas a nuevas formas de fraternidad solidaria”.

Por último, el Santo Padre recordó que este domingo se celebra la Jornada de la Vida Consagrada por lo que pidió a todos los fieles presentes en la plaza rezar juntos un Ave María por “los consagrados y las consagradas, que hacen tanto trabajo, y muchas veces en secreto” y al final, pidió un aplauso para los consagrados y las consagradas.

Mensaje de los obispos italianos

Como cada año, la oficina nacional para la pastoral de la familia del episcopado italiano publicó un mensaje con ocasión de la Jornada por la Vida.

En el texto de este año, los obispos italianos animan a “aumentar la confianza, la solidaridad y la hospitalidad mutua” en la sociedad, para que se puedan abrir “las puertas a todo lo nuevo y resistir la tentación de rendirnos a las diversas formas de eutanasia”.

“La hospitalidad de la vida es una ley fundamental: hemos sido alojados para aprender a ser anfitriones. Cada situación que enfrentamos nos confronta con una diferencia que debe ser reconocida y valorada, no eliminada”, señalaron los obispos italianos.

En este sentido, el mensaje del episcopado remarca la importancia de “respetar y promover la igualdad de dignidad de cada persona, incluso donde es más vulnerable y frágil” y concluye que “el fruto del Evangelio es la fraternidad”.

Comentá la nota