Los obispos santiagueños llaman a renovar el corazón y realizar obras de caridad

Los obispos santiagueños llaman a renovar el corazón y realizar obras de caridad

El obispo de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM y el obispo auxiliar de la diócesis, monseñor Ariel Torrado Mosconi, recuerdan que este tiempo preparatorio para la Pascua es un “camino de formación del corazón” y señalan que “una de las prácticas cuaresmales es la limosna y nos refiere a la caridad”. 

“Esta caridad se expresa y vive de múltiples formas: de servicio, de compromiso con los hermanos más débiles y pobres. Con aquellos que sufren injusticias, atropello a su dignidad, violencias, miseria y pobreza”, subrayan en su mensaje de Cuaresma conjunto.

En su mensaje de Cuaresma conjunto, el obispo de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM y el obispo auxiliar de la diócesis, monseñor Ariel Torrado Mosconi, recuerdan que este tiempo preparatorio para la Pascua es un “camino de formación del corazón”. 

“Estamos iniciando un tiempo importante en la vida de la Iglesia, de las comunidades y de cada bautizado. En los diversos ámbitos de nuestras vidas, siempre existen motivos para celebrar. Celebrar o hacer fiesta es un acto impregnado de vida y que genera vida", subrayan. 

Tras repasar párrafos del mensaje de Cuaresma del papa Francisco, señalan que “una de las prácticas cuaresmales es la limosna y nos refiere a la caridad”. 

“Esta caridad se expresa y vive de múltiples formas: de servicio, de compromiso con los hermanos más débiles y pobres. Con aquellos que sufren injusticias, atropello a su dignidad, violencias, miseria y pobreza”, puntualizan e interpelan: “¿Los conocemos? ¿Nos acercamos? ¿Compartimos tiempo, talentos, bienes con ellos? ¿Nos involucramos con aquellos que les sirven, acompañan, y buscan superar situaciones de marginación?” 

Los obispos santiagueños reconocen que “puede haber iniciativas y proyectos en marcha en nuestras comunidades, y las hay también en la sociedad civil, instituciones y grupos que están atendiendo a los sectores más pobres y desfavorecidos” e insisten en recordar que “compartiendo y colaborando activamente vivimos una de las prácticas más hermosas de la Cuaresma”. 

“Cuaresma, es tiempo de gracia, es un tiempo favorable para renovar nuestra vida y la de nuestras comunidades. No olvidemos la meta: llegar a la Pascua, con espíritu y corazón renovados, que han experimentado la misericordia del Señor ‘revestidos de sentimientos de compasión, de bondad, de humildad, de mansedumbre y paciencia’. En la noche de la Vigilia Pascual vamos a renovar nuestros compromisos bautismales: renunciando a todo Mal y poniendo nuestra vida al servicio del Reino de la vida, de la gracia, de la verdad, justicia amor y paz”, señalaron. 

Por último, los obispos Bokalic y Torrado Mosconi piden a la comunidad diocesana que “en este inicio del camino Cuaresmal, y a ejemplo de María, demos en nuestro corazón cobijo al amor de Jesús y fidelidad a su Palabra”.

Coment� la nota