Un obispo pide “posponer cualquier interés particular” para ayudar a los inundados

Un obispo pide “posponer cualquier interés particular” para ayudar a los inundados

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, llamó a mantener la calma frente al temporal que azota la ciudad y sus alrededores y pidió a los vecinos del noreste cordobés “posponer cualquier interés particular” para colaborar con los afectados, especialmente en la zona de Balnearia.

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, llamó a mantener la calma frente al temporal que azota la ciudad y sus alrededores y pidió a los vecinos del noreste cordobés “posponer cualquier interés particular” para colaborar con los afectados, especialmente en la zona de Balnearia. 

Monseñor Buenanueva agradeció el esfuerzo de tantos voluntarios que asisten las necesidades y consuelan a los damnificados y pidió a los católicos y demás creyentes que recen a Dios “para que pacifique nuestros corazones y podamos sobreponernos a la adversidad”. 

El obispo difundió[/tit] un comunicado a consecuencia de las intensas lluvias que se registran en la región centro del país, advirtiendo también el desánimo, el dolor “e incluso el malhumor” que muchas personas sienten por las precipitaciones que comenzaron hace varios días. 

“No podemos controlar el clima. Lo que sí podemos hacer es disponer el corazón, serenar los ánimos y socorrer con nuestras manos a quien lo necesita.Es el momento para posponer cualquier interés particular, por legítimo que fuera. Estamos todos enfrentando la misma situación y tenemos que apuntar en la misma dirección”, pidió el prelado. 

“A los católicos y demás creyentes los invito a elevar nuestras oraciones a Dios todopoderoso. Pidámosle que pacifique nuestros corazones para que podamos sobreponernos a la adversidad. A la Virgen de Fátima, le suplicamos que interceda para que cesen las lluvias y podamos atender las necesidades de todos los damnificados”, sostuvo el obispo. 

El noreste cordobés sigue complicado por las inundaciones: en Balnearia, el 40 por ciento de la localidad está bajo el agua; en Devoto, Freyre, La Tordilla, Arroyito y San Francisco se colocaron bombas para sacar agua del ejido urbano y tirarla a los canales rurales de desagües. 

Monseñor Buenanueva hizo un último llamado a permanecer “unidos en la oración”.

Coment� la nota