El obispo llamó a defender las fuentes de trabajo en el Puerto en el cierre de la Fiesta de los Pescadores

El obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre, instó a los gobernantes a "cuidar el trabajo y ponerlo al servicio de la producción y economía local y regional".

El obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre, hizo un llamado a los gobernantes “para que puedan cuidar y defender las fuentes de trabajo del Puerto al servicio de la producción y economía local y regional”, en el cierre de la Fiesta Nacional de los Pescadores.

La fiesta religiosa popular, que este año tuvo un perfil más austero ya que no se armó la tradicional Cantina Típica ni hubo elección nacional de la reina, finalizó este domingo con la procesión náutica, el homenaje a San Salvador, patrono de los pescadores, y a todos los tripulantes que dejaron su vida en el mar.

En su discurso, Mestre además remarcó “que desde el ámbito político se promueva el desarrollo integral, abierto siempre a las nuevas tecnologías pero con una mirada profundamente social donde el centro siempre sea el ser humano y el bien común”.

El prelado encabezó la ceremonia religiosa y la procesión con la imagen de San Salvador y de la Sagrada Familia hasta la Banquina de los Pescadores bajo un sol radiante que brilló durante toda la festividad. Allí, entre música, aplausos y al grito de ¡Viva San Salvador!, se realizó la colorida procesión náutica en el Buque Pesquero Francesca surcando las aguas del puerto. Rodeado de familiares y amigos de víctimas, el obispo hizo una invocación religiosa por los fallecidos en el mar, por los tripulantes del ARA San Juan y acto seguido se arrojaron ofrendas florales. Una nueva demostración de fidelidad, de devoción y de amor de decenas de fieles católicos.

Al regreso, tras una hora de procesión, Mestre brindó un mensaje a los pescadores y bendijo los frutos de mar y artes de pesca en el que elevó una “súplica confiada a Dios para que abra los corazones de todos, especialmente de nuestros gobernantes, para que siempre puedan cuidar y defender las fuentes de trabajo de nuestro Puerto al servicio de la producción y economía local y regional”.

Por otro lado, recordó el mensaje del Papa Francisco que brindó en el Foro Mundial de Davos 2020 y lo citó: “todos somos miembros de la única familia humana, de allí emana el deber moral de cuidar unos de otros y por eso situar a la persona humana en el centro mismo de la política”.

De la procesión participaron fuerzas vivas de la ciudad, miembros de la Comisión de Festejos San Salvador, de la Sociedad de Patrones Pescadores, de Prefectura Naval Argentina, fieles, la XXXVIII Reina Nacional de los Pescadores, Julieta Romero y sus princesas, Dahiana Hansen y Camila Mústico, quienes continuarán un año más en su mandato.

Procesión en honor a San Salvador y

homenaje a tripulantes del ARA San Juan

En la previa a la procesión náutica, decenas de fieles marcharon en honor a San Salvador, patrono de la comunidad pesquera, y en memoria a los tripulantes del ARA San Juan, El Repunte, Rigel y San Antonino.

El punto de encuentro fue la Parroquia La Sagrada Familia y San Luis Orione y, desde allí, se dirigieron hasta la Banquina de los Pescadores colmando las principales calles del Puerto.

Escoltados por los abanderados y estandartes, y acompañados por la banda de música “Santa Cecilia”, los creyentes transportaban en andas y rodeaban la imagen de San Salvador y de la Sagrada Familia, que luego fueran subidas a Buque Pesquero Francesca (que lució una bandera con la frase “Ni un hundimiento más”) para encabezar la procesión junto al obispo Gabriel Mestre; el presidente de la Sociedad de Patrones Pescadores, Luis Ignoto; el Jefe de Prefectura Naval Mar del Plata, Prefecto Mayor Aníbal Eduardo Moya; entre otras autoridades.

En recuerdo a los 44 submarinistas fallecidos en la tragedia del ARA San Juan, además, se construyó una corona de laureles que fue arrojada en la Base Naval con la Fragata Libertad como principal testigo del homenaje.

Comentá la nota