Una nutrida delegación israelí llega a la Argentina para un importante encuentro de diplomaticos israelíes de la region

Una nutrida delegación israelí llega a la Argentina para un importante encuentro de diplomaticos israelíes de la region

Está encabezada por el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Iair Shamir, hijo del ex primer ministro Itzjak, y el director adjunto para Latinoamérica de la Cancillería y ex ministro consejero en Buenos Aires, Modi Ephraim.

La visita se produce tras la fuerte controversia suscitada por el discurso presidencial de apertura legislativa y una carta componedora de Avigdor Liberman. La cancillería israeli dispuso el envío de altos funcionarios a Buenos Aires para analizar la situación en la Argentina y la región. "Israel esta queriendo hacer un profunda análisis de la situacion en la región", aseguraron.

Tras la contundente reelección del primer ministro, Benjamín Netanyahu, en las elecciones del martes, una nutrida delegación israelí llega a la Argentina para asistir al acto conmemorativo del 23er aniversario del atentado a la embajada de ese país en Buenos Aires, que provocó 22 muertos y más de 350 heridos. Los embajadores mas importantes funcionarios de la cancillería israeli llegan a Argentina para un importante encuentro de diplomaticos israelies a fin de analizar la situacion regional. "Israel esta queriendo hacer un profunda análisis de la situacion en la region", aseguraron. La misma está encabezada por el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Iair Shamir, hijo del ex primer ministro, Itzjak, y el director general adjunto para Latinoamérica de la Cancillería y ex ministro consejero en la Argentina, Modi Ephraim. 

La visita se produce tras la fuerte controversia suscitada por el discurso presidencial de apertura del 133er período de sesiones legislativas ordinarias, el 1º de marzo, en el cual Cristina Fernández de Kirchner se preguntó “por qué el Estado de Israel reclama por la AMIA y no por su propia embajada” y también, fuera de todo contexto, recordó dos veces que el entonces primer ministro Itzjak Rabin había sido asesinado por un judío. Además, vinculó implícitamente a Israel con la imputación contra Irán por el atentado a la AMIA y con la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra ella y su canciller, Héctor Timerman, entre otros, por encubrir a los imputados de ese país. Quizás a modo de respuesta, Netanyahu aseguró en el Capitolio estadounidense que Irán “voló el centro comunitario judío y la embajada israelí en Buenos Aires”. 

En tanto, un comunicado de prensa de la Embajada de Israel en la Argentina puntualizó que “en los acuerdos internacionales queda referenciado que la responsabilidad del cuidado de toda delegación diplomática se encuentra en manos del país receptor”, de modo que “es competencia y responsabilidad del Estado argentino investigar el atentado contra la Embajada de Israel en Buenos Aires”. 

“En los últimos veintitrés años Israel sostuvo la importancia de continuar las acciones con miras a llevar a los responsables a juicio; la prosecución de tal fin, sin lugar a dudas, expresa el interés de ambas naciones”, enfatizó. “Israel vuelve a señalar su preocupación por el bienestar de las comunidades judías, en especial a raíz de las innumerables manifestaciones antisemitas que suceden en el mundo, y seguirá expresando la importancia de continuar la investigación del atentado a la AMIA”, finalizó el texto oficial. 

Sin embargo, cuando la escalada parecía no tener retorno, el canciller israelí, Avigdor Liberman, le respondió en forma componedora a una agresiva carta de su colega argentino, en la cual expresó su “esperanza de continuar estrechando los lazos de amistad” bilateral y resaltó “la cercana relación con la numerosa, activa y muy significativa comunidad judía” de este país. De todos modos, destacó que es de “gran importancia” para Israel “la continuidad de la investigación sobre los ataques terroristas contra la Embajada de Israel y el Centro Comunitario Judío AMIA” y subrayó que atribuye “gran significación a una conclusión de la investigación y a que los autores e instigadores de estos actos sean llevados a la justicia”. 

Por último, informó de la visita de Shamir y le pidió a Timerman que lo reciba, lo cual no ocurrirá ya que el canciller argentino no estará en el país, como ocurre en los últimos años en las fechas sensibles para la comunidad judía y donde puede ser blanco de fuertes críticas. De cara a la visita oficial israelí, resta saber si Shamir continuará con esta posición pacificadora o retornará a la más beligerante expresada en el comunicado de la embajada local.

Coment� la nota