Mons. Olivera: “Tenemos que educar en el uso de los nuevos medios”

Mons. Olivera: “Tenemos que educar en el uso de los nuevos medios”

El obispo de Cruz del Eje y presidente de la Comisión Episcopal de Medios, monseñor Santiago Olivera, ofreció una reflexión sobre el Mensaje del papa Francisco para la 49ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el domingo de la Ascensión del Señor (17 de mayo) y que lleva por lema “Comunicar la familia, ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor”.

El obispo de Cruz del Eje, monseñor Santiago Olivera, ofreció una reflexión sobre el Mensaje del papa Francisco para la 49ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el domingo de la Ascensión del Señor (17 de mayo) y que lleva por lema “Comunicar la familia, ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor”. 

Monseñor Olivera consideró importante que este mensaje del pontífice, orientado tradicionalmente a los trabajadores de los medios de comunicación, vaya en esta ocasión hacia el tema de la familia, que está siendo el centro de una profunda reflexión eclesial. 

El prelado, que preside la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación, consideró necesario educar en el uso de las nuevas tecnologías para fortalecer en cada familia la comunicación y la comunión entre los miembros. 

El Mensaje del Papa va dirigido a quienes trabajan en los ámbitos de la comunicación. Sin embargo, en esta ocasión ha optado por hablar a todos desde su pertenencia a una familia. ¿Por qué? 

- Me parece muy importante que el Santo Padre haya unido este mensaje al ámbito de la familia porque la familia está en el centro de una profunda reflexión eclesial y es allí el primer lugar donde se aprende a comunicar. Este acento da unidad a la reflexión pastoral que debemos hacernos como Iglesia. 

Creo que ubicar a la familia como el mejor ámbito de comunicación, comenzando por el lenguaje del cuerpo, es un gran aporte del Santo Padre. El seno materno es la primera escuela de comunicación, creo que esto lo podrían compartir muy bien las madres que saben del encuentro, porque en su ser hay un “nuevo ser”, y con él se van comunicando por medio de caricias y hasta de oídos atentos a sus movimientos y manifestaciones. La familia es el lugar de aprendizaje de toda comunicación, ya que en ella convivimos con las diferencias de género y de generaciones. 

¿Por qué la familia como «escuela de comunicación»? ¿Qué nos quiere marcar Francisco con estas palabras? ¿Acaso ve ausencia de diálogo en las familias actuales? 

- No tengo dudas de que el Papa, conocedor de la realidad, ve y percibe que en no pocas familias puede haber ausencia de diálogo. Muchos de nosotros también podemos constatar que en este tiempo de comunicación podemos estar más incomunicados que antes. 

En un mismo lugar, tres o cuatro personas, por no tener una buena educación en el uso de las nuevas tecnologías, están cerca pero muy lejos. Al lado unos de otros pero en conversaciones o búsquedas muy distantes. No es raro ver en familias, los hijos y quizá hasta los padres más jóvenes leyendo el mensaje, mandando o recibiendo mensajes de WhatsApp o revisando Facebock. 

¿Qué hacer frente a esta situación? 

- La familia, es el ámbito donde se aprende la comunicación y el respeto. Donde se vive la diferencia, donde se vive desde la “proximidad”, donde se aprende a ver el pasado y saber de dónde se viene, donde se valora el presente y se sabe parte de una historia que trasciende. 

Tenemos que cuidarnos, educarnos y educar en el uso de estos nuevos medios que nos invaden y, más de una vez, nos imponen terribles y dolorosas distancias entre los lazos bien cercanos como pueden ser las familias y amigos. 

¿De qué modo cree que se puede trabajar el valor de la familia en los distintos ámbitos eclesiales, profesionales y relacionales? 

- Podemos hacer mucho por la familia fortaleciendo la comunicación y la comunión. Lo que el Papa predica y anima para encarnar la cultura del encuentro tiene mucho que ver con comunicación. Todo encuentro es comunicación y sin comunicación no existe encuentro verdadero. 

La familia no es el lugar de sola información ya que la mera información no comunica. Por eso el Papa usa el término de la narración, y él mismo lo explica en su mensaje, la información es importante pero no basta, porque a menudo simplifica, contrapone las diferencias y las visiones distintas, invitando a ponerse de una u otra parte, en lugar de favorecer una visión de conjunto. Narrar ayuda a ahondar en las relaciones vinculares, narrar por lo tanto, lo sabemos, es mucho más que producir y consumir información. 

A los jóvenes hay que ayudarles a descubrir la familia como vocación. El encuentro entre un joven y una joven que en Dios deciden fundar una nueva familia, deben encontrar en la comunidad eclesial “una madre que acompaña, aconseja y orienta, ayudándolos así al diálogo y el respeto, valorando a la familia como el lugar, el ámbito en el que se aprende a convivir, a crecer y a bendecir”, como nos recuerda el Papa Francisco en su mensaje.

Coment� la nota