¡Juan Pablo II vive! : el pastor de la valentía, de la misericordia y de la defensa de la vida

¡Juan Pablo II vive! : el pastor de la valentía, de la misericordia y de la defensa de la vida

Aleteia te propone una serie de vídeos inspiradores basados en la vida del santo. Comparte para que las nuevas generaciones no se pierdan del tesoro de su testimonio.

El 18 de mayo de 1920 nacía Karol Wojtyla. 100 años después conmemoramos su nacimiento. ¡No tengan miedo!”, fue una de las proclamas espirituales más recordadas de su pontificado por su sí a Dios y su legado que habla también al mundo de hoy: “¡Abran de par en par las puertas a Cristo!”.  

Aleteia te propone una serie de vídeos inspiradores basados en la vida del santo. Las palabras  proféticas de Juan Pablo II retumban en las fisuras del presente fragmentado para invitar a la valentía, la misericordia y la defensa de la vida. 

Fue el Sucesor de Pedro que abrió tantas puertas por primera vez: de la sinagoga de Roma, de la cortina de hierro del comunismo, de la isla de Cuba, del gran Jubileo del año 2000, de las puertas del perdón por los pecados cometidos por la Iglesia, del encuentro con los jóvenes del mundo. 

Un pastor que cruzó su camino con madre Teresa de Calcuta, con los potentes del mundo para indicarles la verdad evangélica, ser herido y perdonar a su verdugo, y en todo, reconocer la intervención de la mano de la Virgen María. 

“Es a Jesús a quien buscáis cuando soñáis la felicidad”. Una voz joven con los jóvenes que saben reconocer la expresión de quien se preocupa auténticamente por sus vidas. Por eso, millones le siguieron en las Jornadas Mundiales de la Juventud, legado vivo hecho carne en innumerables vocaciones familiares y consagradas en los cinco continentes.

Francisco invitó a recordar que Juan Pablo II no tuvo una vida fácil, al contrario sus sufrimientos le acercaron a Dios y por fidelidad jamás quiso bajar de su propia cruz. Era un hombre normal que buscó la trascendencia en la poesía, en la belleza del teatro en juventud, y la encontró en el servicio a la Iglesia. 

Juan Pablo II en su largo pontificado vivió un verdadero “Evangelio del sufrimiento”, pero enseñó a la humanidad que “el límite impuesto al mal es en definitiva la Divina Misericordia”. Wojtyla murió en los libros de historia el 2 de abril de 2005, hora: 21:37. Sin embargo, vive hoy con su testimonio que inspira a cada persona: “¡Tomen su vida en sus manos y hagan de ella una auténtica obra maestra!”. 

Comentá la nota