Que San Juan Pablo II sea una inspiración para la paz, afirma jefe de rabinos de Polonia

Que San Juan Pablo II sea una inspiración para la paz, afirma jefe de rabinos de Polonia

El rabino jefe de Polonia, Michael Schudrich, expresó su deseo de que el Papa San Juan Pablo II siga siendo una inspiración para alcanzar la paz en el mundo.

Así lo indicó el rabino en un mensaje enviado a los obispos de Polonia en ocasión de los 100 años del nacimiento del Papa peregrino, el 18 de mayo de 2020.

“En el centenario de su nacimiento nos tomamos un momento para reconocer el profundo impacto que él tuvo en el mundo entero y para nosotros particularmente, en la reconciliación y diálogo judeo-cristiano”, afirmó el rabino.

“Que su memoria y acciones sean para nosotros y el mundo entero, una bendición compartida y una inspiración para comprometernos y seguir su misión de paz, respeto mutuo y amor fraterno”, continuó.

Schudrich también resaltó que “el Papa Juan Pablo II encarnó la cualidad esencial de respeto mutuo y honor de cada ser humano como creación de Dios. Ningún otro Papa hizo más para curar dolorosas heridas e hizo más que cualquier otro en la historia para efectivamente borrar el azote del antisemitismo”.

“Al reconocer el sufrimiento judío durante su visita a Auschwitz y al Estado de Israel como central para la vida y la fe judías, y al disculparse por la persecución cristiana de los judíos en la historia, actúa como testamento de su última aspiración respecto a las relaciones judeo-cristianas”, dijo luego el rabino.

Schudrich destacó además el papel de San Juan Pablo II al apoyar a los polacos en su esfuerzo por recobrar la libertad, en respeto mutuo y sin violencia.

A Juan Pablo II se le reconoce, junto al expresidente y fundador del movimiento Solidaridad, Lech Walesa, como los líderes que lograron la derrota del comunismo en Polonia.

El rabino recordó que el Papa polaco “expresó su claro deseo de no solo enmendar la fractura sino de profundizar el diálogo en lealtad y amistad, en el resto por las convicciones del otro, tomando como base esencial los elementos de la revelación que tenemos en común como un gran patrimonio espiritual”.

Comentá la nota