Eusebio y Mutola, ejemplos del Papa a los jóvenes en Mozambique

Eusebio y Mutola, ejemplos del Papa a los jóvenes en Mozambique

Viaje apostólico a Mozambique, en el encuentro interreligioso con los jóvenes, el Pontífice exhortó a no caer en “resignación y ansiedad” y decir si a “sueños y esperanzas”

El peor error sería abandonar los sueños y las ganas de un país mejor por la ansiedad”, dijo hoy el papa Francisco. Y evocó la memoria de dos glorias del deporte de Mozambique: El futbolista Eusebio da Silva, muerto en 2014, y la atleta, María Mutola, que ganó el oro en los juegos olímpicos luego de tres intentos.  

Después del encuentro con las autoridades civiles del país, este jueves 5 de septiembre 2019, en la capital de Mozambique, Maputo, Francisco se trasladó en papamóvil para participar a un encuentro interreligioso con jóvenes.

Lo recibieron en Pavillon Maxaquene, danzas y cantos entonados por miles de jóvenes miembros del consejo cristiano y del consejo de las Religiones (Corem). Además de chicas y chicos musulmanes, hindúes y católicos.

“Veros cantar, sonreír, bailar, en medio de todas las dificultades que vivís es el mejor signo de que vosotros, jóvenes, sois la alegría de esta tierra, la alegría de hoy”. 

Resignación

Francisco invitó a los jóvenes a cuidarse de “dos actitudes que matan los sueños y la esperanza: la resignación y la ansiedad”. 

CONTENIDO DE PARTNER¿Eres lector de Aleteia? Ya no tienes excusas para no aprender un idiomapor   

“Son grandes enemigas de la vida, porque nos empujan normalmente por un camino fácil, pero de derrota, y el precio que piden para pasar es muy caro. Se paga con la propia felicidad e inclusive con la propia vida”, agregó. 

El Papa indicó que se puede pasar por momentos difíciles y dolorosos, donde parece que todo se viene encima y lleva a la resignación. Actitud, advirtió, que “te hace tomar la senda equivocada” y “no es bueno darse por vencido”. 

Eusebio da Silva 

El Papa ha puesto a los jóvenes como ejemplo de perseverancia al futbolista mozambiqueño, Eusébio da Silva Ferreira, que obtuvo el balón de Oro al mejor jugador de Europa en 1965 y la Bota de Oro al máximo goleador en 1966 y 1973.

“Sé que a la mayoría de vosotros os gusta mucho el fútbol. Recuerdo un gran jugador de estas tierras que aprendió a no resignarse: Eusebio da Silva”. 

“Comenzó su vida deportiva en el club de esta ciudad. Las severas dificultades económicas de su familia y la muerte prematura de su padre, no pudieron impedir sus sueños; su pasión por el fútbol lo hizo perseverar, soñar y salir adelante, ¡y hasta llegó a hacer 77 goles para este club de Maxaquene! Tenía todo para resignarse”. 

El Papa invitó a jugar en equipo, viendo la vida del apodado “la pantera negra”, que se le considera una leyenda del fútbol portugués y el más grande futbolista de todos los tiempos en ese país. La FIFA le describe como un mito. 

“Su sueño y ganas de jugar lo lanzaron hacia delante, pero tan importante como eso fue encontrar con quién jugar. Vosotros bien sabéis que en un equipo no son todos iguales, ni hacen las mismas cosas o piensan de la misma manera”, dijo el Papa.

Nationaal Archief Fotocollectie Anefo-(CC BY-SA 3.0 NL)Soñar

El Papa invitó a los jóvenes a encontrarse y compartir a pesar de ser diferentes como los jugadores de un mismo equipo. “Cada jugador tiene sus características”, y “podemos hablar lenguas diferentes, pero eso no impidió que nos encontremos”.

“Un país se destruye por la enemistad”[…]. “Seamos capaces de crear la amistad social”.  Y recordó un proverbio: “Si quieres llegar rápido camina solo, si quieres llegar lejos, ve acompañado”. 

El Papa instó a los jóvenes a “soñar juntos”: “todos unidos y sin barreras. Eso es parte de la “nueva página de la historia” de Mozambique”. 

Ansiedad

“Jugar juntos nos enseña que no sólo la resignación es enemiga de los sueños y del compromiso, también lo es la ansiedad: «Puede ser una gran enemiga cuando nos lleva a bajar los brazos porque descubrimos que los resultados no son instantáneos”.

Francisco explicó que los sueños más bellos se conquistan con esperanza, paciencia y empeño, renunciando a las prisas. 

Al mismo tiempo, señaló, “no hay que detenerse por inseguridad, no hay que tener miedo de apostar y de cometer errores”. 

“Las cosas más hermosas se gestan con el tiempo y, si algo no te salió la primera vez, no tengas miedo de volver a intentar, una y otra vez. No tengas miedo a equivocarte, nos vamos a equivocar mil veces, pero no caigamos en el error de detenernos porque hay cosas que no nos salieron bien la primera vez”. 

María Mutola

“Por ejemplo, tenéis ese hermoso testimonio de María Mutola, que aprendió a perseverar, a seguir intentando a pesar de no cumplir su anhelo de la medalla de oro en los tres primeros juegos olímpicos que compitió; después, al cuarto intento, esta atleta de los 800 metros alcanzó su medalla de oro en las olimpíadas de Sídney”

Francisco así insistió que la ansiedad no hizo ensimismarse a Mutola; “sus nueve títulos mundiales no le hicieron olvidar a su pueblo, sus raíces, y sigue cerca de los niños necesitados de Mozambique. ¡Cuánto nos enseña el deporte a perseverar en nuestros sueños!”. 

YURI KADOBNOV | AFPPrograma

Al final, el Papa saludó a los líderes religiosos presentes y a un grupo de jóvenes, luego se trasladó a la Nunciatura Apostólica para almorzar y descansar.

El Papa también se reunió con estudiantes delegados de la fundación pontificia Scholas de Maputo, en representación de los más de 2.700 que participan de los programas de Scholas Ciudadanía, FutVal y Surf. 

El lema del viaje apostólico a Mozambique, ‘Esperanza, paz y reconciliación’, fue el hilo de los encuentros de hoy. 

A la tarde, a las 16:00 pm se desplazará hasta la Catedral de la Inmaculada Concepción en donde le estarán esperando los obispos, los religiosos, religiosas, consagrados, seminaristas y catequistas. Aquí pronunciará su tercer y último discurso del día.

Luego para concluir la jornada visitará en privado la Casa Mateo 25, una iniciativa alentada por la Nunciatura Apostólica en Mozambique, ubicada en la capital Maputo, y que funciona gracias a la colaboración de más de 20 congregaciones religiosas.

La Casa Mateo 25 es una estructura que se dedica a los más pobres que deambulan por las calles de Maputo. Aquellos que no tienen ni comida ni lugar donde dormir.

Coment� la nota