“Esta es la juventud del Papa”. Francisco se despide de Japón

“Esta es la juventud del Papa”. Francisco se despide de Japón

El Papa Francisco ha finalizado la visita apostólica a Japón, encontrando a la comunidad académica de la Universidad de Sofía. Al momento de retirarse del campus, mostró a los asistentes una manta con mensajes y nombres de los alumnos, quienes lo despidieron gritando: “Esta es la juventud del Papa”.

El Papa Francisco ha cerrado el 32 viaje apostólico que lo ha llevado a Tailandia y Japón, con la visita a la Universidad de Sofía. Allí encontró a la comunidad de Jesuitas y desayunó con ellos. Luego visitó a algunos enfermos y posteriormente encontró a la comunidad universitaria.

El Papa se refirió al nombre de la universidad: “Sophia. Siempre el hombre, para administrar sus recursos de manera constructiva y eficiente, necesitó de la verdadera Sabiduría. En una sociedad tan competitiva y tecnológicamente orientada, esta universidad debería ser un centro no sólo de formación intelectual, sino también un lugar donde pueda ir tomando forma una sociedad mejor y un futuro más lleno de esperanza”.

El Papa también se refirió a la identidad de la universidad y a su misión en este país del oriente: “La Sophia University ha estado siempre marcada por una identidad humanista, cristiana e internacional. Desde su fundación, la Universidad se ha enriquecido con la presencia de profesores de varios países, incluso a veces de países en conflicto entre sí. Sin embargo, todos estaban unidos por el deseo de dar lo mejor a los jóvenes de Japón. Ese mismo espíritu perdura también en las muchas formas en las que ustedes brindan ayuda a quienes más lo necesitan, aquí y en el extranjero. Estoy seguro de que este aspecto de la identidad de vuestra Universidad se fortalecerá cada vez más, de modo que los grandes avances tecnológicos de hoy puedan ponerse al servicio de una educación más humana, justa y ecológicamente responsable”.

Después de pronunciar el discurso recibió la ovación de los asistentes. Fuera del auditorio, un numeroso grupo de jóvenes lo esperaban. Una muchacha se le acercó para entregarle una manta donde estaba escrito: “Bienvenido Papa Francisco” en el centro y numerosos mensajes y nombres alrededor. El Papa extendió la manta y mostró el contenido.

Después de este gesto, un numeroso grupo de jóvenes comenzó a gritar en español: "Esta es la juventud del Papa". El Papa Francisco se despidió y acto seguido, se dirigió al aeropuerto para regresar a Roma. Detrás del cortejo, se escuchaba, con voz nostálgica y esperanzada: “Esta es la juventud del Papa”.

Coment� la nota