8 datos que quizás no sabías sobre la basílica de Santa Sofía

8 datos que quizás no sabías sobre la basílica de Santa Sofía

Este 10 de julio, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, firmó un decreto para que Santa Sofía, antigua catedral, mezquita y hoy museo, vuelva a ser un lugar de culto musulmán.

Te presentamos ocho datos que debes saber sobre Santa Sofía, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

1. Fue la catedral del Imperio Romano de Oriente por más de mil años

Santa Sofía fue construida como catedral de Constantinopla y permaneció como iglesia desde el 537 hasta el 29 de septiembre de 1453, cuando la capital del Imperio Romano de Oriente cayó en manos del ejército musulmán del Imperio Otomano.

Fue posiblemente la iglesia más grande de toda la cristiandad y su nombre se traduce como “la Santa Sabiduría”, en referencia a la Segunda Persona de la Trinidad.

2. Antes de Santa Sofía, hubo otras iglesias construidas en ese lugar

La Basílica de Santa Sofía fue la tercera iglesia construida en el mismo sitio. La primera se edificó en el año 360 durante el reinado del emperador Constancio II, hijo de Constantino el Grande y fundador de Constantinopla.

La “Gran Iglesia” fue destruida por un incendio en el 404, cuando los partidarios de San Juan Crisóstomo protestaron por el exilio impuesto por la emperatriz Aelia Eudoxia, que odiaba al santo por sus críticas a la corrupción, opulencia e inmoralidad de la corte imperial.

La segunda iglesia fue construida por orden del emperador Teodosio II en el 415. Fue una masiva construcción de cinco pasillos y fue destruida en la revuelta de Niká, una violenta protesta contra el emperador Justiniano I en el 532, que terminó con la destrucción de gran parte de la capital.

3. Es honrada como una de las mayores obras maestras del arte y la arquitectura

La construcción de Santa Sofía tomó cinco años, del 532 al 537, e involucró a miles de artesanos y trabajadores. Los arquitectos principales fueron dos de las mentes más grandes de la época: Isidoro de Mileto, físico y matemático, y Antemio de Trales, matemático y profesor de geometría.

El historiador del siglo VI, Procopio de Cesarea, escribió que Santa Sofía, que fue la catedral más grande del mundo durante casi mil años y el cenit de la arquitectura bizantina, se “distinguía por su belleza indescriptible, sobresaliendo tanto en su tamaño como en la armonía de sus medidas”.

“La iglesia está singularmente llena de luz y sol, como si el lugar no estuviera iluminado por el sol desde afuera, sino que los rayos se producen dentro de la catedral”, agregó.

4. Sobrevivió a terremotos, incendios e iconoclastas

Además del terremoto del 557, la Basílica de Santa Sofía sobrevivió a varios desastres naturales. Un incendio en el 859 fue seguido por un terremoto diez años después.

Otro terremoto en 989 causó daños a la cúpula, y el emperador Basilio II encargó al famoso arquitecto armenio, Trdat, que supervisara las reparaciones.

El interior también se vio afectado en el siglo VIII por el movimiento iconoclasta bajo el emperador Leo III, el Isaurio, que emitió un decreto que prohibía las imágenes en el imperio.

5. Fue saqueada durante la Cuarta Cruzada

Durante la Cuarta Cruzada en 1204, Santa Sofía fue saqueada por los cruzados latinos, que se apoderaron de Constantinopla y derrocaron al gobierno imperial bizantino. El ataque fue orquestado por el dux de Venecia, Enrico Dandolo.

Muchos vasos sagrados y reliquias fueron enviadas a Italia, y Santa Sofía sirvió como iglesia latina hasta 1261, cuando la línea imperial bizantina se restableció. Cuando Dandolo murió en 1205, fue enterrado en Santa Sofía.

6. Fue convertida en una mezquita en 1453

Constantinopla cayó el 29 de mayo de 1453 en manos del ejército otomano, que bajo el mando del sultán Mehmet II, violaron y mataron a los habitantes y saquearon la ciudad.

Mehmet II declaró que Santa Sofía en adelante serviría como la mezquita principal de su nueva capital. Ordenó que los mosaicos fueran cubiertos de yeso y luego decorados con caligrafía y diseños islámicos. El sultán completó la conversión de la iglesia con la instalación de un minbar (púlpito), mihrab (nicho de oración) y una fuente para lavar. Durante los siglos siguientes se agregaron cuatro minaretes para la llamada a la oración en las cuatro esquinas del edificio.

Además de las imágenes cubiertas, el cambio más significativo en el interior fue la instalación de ocho enormes medallones en las columnas de la nave, que se agregaron durante las renovaciones entre 1847 y 1849, y muestran los nombres de Alá y Muhammad, los primeros cuatro califas Abu Bakr, Umar, Uthman y Ali, y los nietos de Muhammad Hassan y Hussein.

7. Fue declarado museo en 1934

Con el comienzo de la República de Turquía, Santa Sofía fue cerrada en 1931 y, en 1934, el primer presidente del país, Mustafa Kemal Atatürk, la declaró oficialmente un museo. Como parte del nuevo estado, los mosaicos se revelaron públicamente por primera vez en siglos.

En 1985, Santa Sofía fue incluida en las “Áreas históricas de Estambul” y es considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

8. Los líderes mundiales han condenado la conversión de Santa Sofía en mezquita

La reacción mundial al decreto del presidente de Turquía de volver a convertir Santa Sofía en una mezquita ha sido negativa.

La directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, señaló que “Santa Sofía es una obra maestra arquitectónica y un testimonio único de las interacciones entre Europa y Asia a lo largo de los siglos. Su condición de museo refleja la naturaleza universal de su patrimonio y lo convierte en un poderoso símbolo para el diálogo”.

El Patriarca Caldeo, Cardenal Louis Raphael Sako, declaró que la decisión de la Corte Suprema turca es “muy triste y doloroso” y calificó que “es grave que el presidente turco no haya considerado el respeto de los sentimientos de los miles de millones de cristianos en el mundo, olvidando lo que ellos han hecho por los musulmanes. Conceder aquella que era una iglesia a la sola oración islámica es un acto grave”.

Comentá la nota