¿Cuál es el país más católico del mundo (aparte del Vaticano)?

¿Cuál es el país más católico del mundo (aparte del Vaticano)?

El Papa Francisco podría visitar esta isla, que abrazó en masa la fe católica durante el siglo XX en medio de muchos sufrimientos

 

Recientemente surgieron noticias de que el Papa Francisco podría visitar Timor Oriental, más adelante este año (como parte de un viaje propuesto a las naciones más grandes de Indonesia y Papua Nueva Guinea). Aunque muchas personas nunca han oído hablar de este país, Timor Oriental, una nación de aproximadamente 1,4 millones de personas en la parte sureste del archipiélago indonesio, es notable por múltiples razones. Entre estas razones está que, con una población que es 98% católica, esta nación tiene la mayor proporción de católicos del mundo fuera de la Ciudad del Vaticano.

Timor-Leste, anteriormente conocido como Timor Oriental, también es notable por la magnitud de las dificultades que ha sufrido gran parte de su población. Sobre todo a finales del siglo XX, cuando hasta un tercio de su población murió debido a la violencia, la enfermedad o el hambre.

El catolicismo llegó aquí a principios de 1500 a través de los portugueses, que mantuvieron el territorio como una de sus colonias durante más de cuatro siglos (los japoneses ocuparon brevemente la región durante la Segunda Guerra Mundial). El portugués sigue siendo un idioma oficial, junto con el tetum (un idioma austronesio). El inglés y el indonesio se usan en menor medida.

Timor Oriental se convirtió en un país independiente el 28 de noviembre de 1975. Y luego, nueve días después, fue invadido por Indonesia. Así comenzaron décadas de conflicto entre las milicias de Timor Oriental a favor de la independencia y el ejército indonesio. Además, muchos no combatientes, incluidas mujeres y niños, murieron violentamente en las calles o fueron arrestados y “desaparecieron”.

Cuando comenzó la carnicería, solo el 20% de los timorenses orientales eran católicos. Sin embargo, en medio de la violencia prolongada, muchos no católicos comenzaron a recurrir a las iglesias católicas como lugares de refugio físico y, finalmente, espiritual. Además, muchos clérigos católicos se manifestaron abiertamente contra los abusos de los derechos humanos (algunos incluso ofrecieron asistencia directa a los luchadores independentistas).

A la vanguardia del clero que apoyaba a los timorenses orientales estaba el obispo Carlos Ximenes Belo, cuya valentía y autoridad moral lo llevaron a ganar el Premio Nobel de la Paz en 1996, un premio que compartió con José Ramos-Horta, quien ha servido en diferentes momentos como presidente y primer ministro del país.

Además del obispo nativo Belo, otros héroes católicos incluyen al papa Juan Pablo II, que atrajo la atención internacional a la lucha de Timor Oriental cuando visitó la ciudad capital de Dili en octubre de 1989. La tensión fue tan alta durante esta visita que estalló la violencia entre manifestantes de Timor Oriental lanzando sillas y policías indonesios armados con palos mientras el pontífice celebraba una misa al aire libre.

Esta escaramuza demostraría ser leve en comparación con lo que ocurrió el 12 de noviembre de 1991, cuando unos 250 civiles desarmados fueron abatidos a tiros por las fuerzas de seguridad indonesias durante una procesión fúnebre en el cementerio de Santa Cruz de Dili.

Un equipo de camarógrafos extranjeros logró capturar imágenes de video de la masacre. Este video, exitosamente sacado de contrabando de Timor Oriental, apareció más tarde en el documental In Cold Blood: The Massacre of East Timor, que ayudó a generar indignación internacional en una ocupación militar que muchos considerarían un genocidio.

En un referéndum de independencia supervisado por la ONU en agosto de 1999, alrededor del 80% de los votantes de Timor Oriental expresaron su deseo de separarse de Indonesia. Inmediatamente después de esta votación histórica, los combatientes timorenses en contra de la independencia, respaldados por Indonesia, emprendieron una contraofensiva.

En unas pocas semanas, habían masacrado a unas 1.400 personas (incluidos sacerdotes y monjas), se habían convertido muchas veces más en refugiados, habían prendido fuego a aldeas enteras, y casi diezmaron la infraestructura ya escasa del país, incluidas sus escuelas.

Tal destrucción de escuelas indudablemente aumentó el número de timorenses orientales (algunos estiman que casi la mitad de la población) que nunca han recibido educación formal alguna.

Las tasas de analfabetismo, aunque han mejorado en los últimos años, siguen siendo muy altas para los estándares del siglo XXI. Esto es particularmente cierto entre las mujeres, y algunas estimaciones indican que más de la mitad de ellas siguen siendo analfabetas. Y la mayoría de la población, hombre o mujer, nunca ha leído un periódico.

Alrededor de dos tercios de la nación vive en pequeñas aldeas geográficamente aisladas. La mitad de la nación vive en la pobreza extrema (menos de $ 1.90 USD por día), y la mitad de todos los niños menores de 5 años sufren de desnutrición.

Timor-Leste sigue teniendo muchas dificultades para crear empleos para sus ciudadanos más jóvenes. Muchos de los hombres jóvenes, particularmente en áreas urbanas, han gravitado hacia un estilo de vida de pandillas y el crimen. Aunque este fenómeno ha traído la ilegalidad a las calles, Timor-Leste, desde que comenzó su independencia ganada con esfuerzo el 20 de mayo de 2002, no ha visto nada parecido al grado de caos que ocurrió a fines del siglo XX.

A pesar de todas las dificultades, este país ha mantenido una fe sólida. En lugar de cerrar los seminarios debido a la falta de aspirantes, Timor-Leste ha luchado con el problema opuesto de cientos de aspirantes a seminaristas rechazados por falta de vacantes.

Una visita papal podría atraer la atención merecida a este país joven y subdesarrollado que todavía busca recuperarse de la reciente carnicería. Tal visita también permitiría al Papa pasar tiempo en un país que es casi tan católico como aquel en el que reina.

Comentá la nota