Covid-19, Paglia: humanizar los cuidados es esencial

Covid-19, Paglia: humanizar los cuidados es esencial

El arzobispo, presidente de la Academia para la Vida, define como providencial y ejemplar la reciente resolución de la italiana Región Toscana que permite visitar a los enfermos graves o muy graves, respetando las normas de seguridad anti-Covid. "Espero que también sea adoptado en otros lugares".

 

Durante la primera ola de la pandemia, el 15 de abril de 2020, el Papa Francisco abrió la misa de la mañana, transmitida desde la Casa Santa Marta, pidiendo a la gente que rezara "por todos los ancianos, especialmente los que están aislados o en residencias de ancianos". "Tienen miedo", añadió el Papa, "miedo de morir solos".

Precisamente para permitir el acceso de los familiares de los enfermos a los hospitales, asilos y residencias de vida asistida, en cumplimiento de las medidas anti-covid, el Consejo Regional de Toscana (Italia) aprobó una resolución el 22 de diciembre del año pasado a propuesta de los consejeros sanitarios y sociales. La medida -que restringe esta posibilidad a los enfermos graves o muy graves- dicta directrices a las autoridades sanitarias locales y a los centros de salud y para-salud y especifica cómo deben aplicarse lo antes posible los protocolos que autorizan las visitas. El Padre Guidalberto Bormolini, de la asociación Tuttoèvita Onlus, y Giampaolo Donzelli, de la Fundación Meyer, que había promovido la adopción de la medida, hablaron de una resolución innovadora. "Es una elección -explicó el Padre Bormolini- que tiene en cuenta cómo la proximidad forma parte del proceso de tratamiento, en un enfoque global de la enfermedad". La importancia de la decisión de la Región Toscana, en la perspectiva de la humanización de los cuidados, fue subrayada en los micrófonos de Radio Vaticano Italia, por el Arzobispo Vincenzo Paglia, presidente de la Academia Pontificia para la Vida y al frente de la Comisión para la reforma de la atención a la población anciana, establecida por el Ministerio de Salud italiano.

R.- Se trata de una excelente iniciativa que he querido destacar y que también me ha ayudado a preparar una carta circular nacional del Ministro de Sanidad, Roberto Speranza, para que todos los familiares y voluntarios puedan visitar, obviamente con total seguridad, a sus familiares y amigos en las residencias de ancianos. Creo que es una cuestión de civismo y humanidad. También porque, hay que recordarlo, la gente no sólo muere de Covid, sino también de soledad y abandono. He recibido muchas cartas - algunas también de familiares de pacientes en asilos bajo la guía de sacerdotes - y todas ellas piden que sus familias sean visitadas, consoladas y también confortadas con los sacramentos. Estoy convencido de que esta iniciativa, no sólo para la Navidad, es verdaderamente providencial. Es insoportable, no sólo el número de muertes -que sigue siendo bastante elevado- sino también el hecho de que desde marzo, tantos de estos enfermos no reciben a nadie, están en la soledad y el abandono. Viven como si estuvieran relegados a otro planeta, sin afecto, aparte del obviamente loable afecto de los trabajadores de la salud. ¿Pero cómo puede un padre enfermo no ver a un niño o a un amigo durante nueve meses? Y, viceversa, ¿cómo pueden los miembros de la familia vivir en paz o serenamente sin ver nunca a sus parientes enfermos? En este sentido, la iniciativa de la Región Toscana es verdaderamente ejemplar y espero que en toda Italia, más aún en Europa y en el mundo, sea posible visitar a estos enfermos, una visita que, por cierto, para nosotros los católicos, los creyentes, forma parte de las obras de misericordia.

Así que querer humanizar el cuidado no es pedir un lujo, algo superfluo, sino algo esencial...

R.- ¡Absolutamente! Estoy convencido de que el cuidado, en todos sus aspectos, incluyendo las relaciones, así como la atención y el cuidado médico, es una de las dimensiones cruciales del nuevo humanismo que queremos lograr al comienzo de este nuevo milenio. Sería verdaderamente cruel que una sociedad alargara la vida de las personas - dado que, afortunadamente, todos vivimos en condiciones normales quince o veinte años más que en el pasado - pero nos condena dramáticamente a vivir estos veinte años en el abandono y la soledad o, peor aún, encerrados en instituciones. Esta contradicción emergente debe ser resuelta, precisamente para hacer que la sociedad que queremos construir sea verdaderamente humana. No podemos abandonar a nuestros ancianos porque eso sería, entre otras cosas, un ejemplo de la crueldad que daríamos a los más jóvenes y a los más viejos. Si nuestros niños, nuestros jóvenes, vieran una sociedad que descarta o reduce a la gente a la basura - como al Papa Francisco le gusta recordarnos - les estaríamos dando una muy mala lección. En este sentido hay una responsabilidad hacia los ancianos, pero también hacia toda la sociedad, porque el cuidado de los demás es el corazón de la vida. No es coincidencia que el Papa Francisco en su Mensaje para el Día de la Paz de este año vinculó el "cuidado" incluso al tema de la paz.

Comentá la nota