Cientos de peregrinos celebraron la fiesta de Brochero

Cientos de peregrinos celebraron la fiesta de Brochero

 El pueblo brocheriano, peregrinos diocesanos y muchos fieles venidos de lugares distantes de Córdoba y de otras provincias celebraron por segunda vez la memoria litúrgica del beato José Gabriel del Rosario Brochero. El obispo de Cruz del Eje, monseñor Santiago Olivera, presidió la misa central y llamó a encarnar los valores del Evangelio en la vida propia, a ejemplo del beato sacerdote.

El pueblo brocheriano, peregrinos diocesanos y muchos fieles venidos de lugares distantes de Córdoba y de otras provincias celebraron por segunda vez la memoria litúrgica del beato José Gabriel del Rosario Brochero en el santuario de Nuestra Señora del Tránsito, donde este sacerdote sirvió hacia fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX. 

La fiesta brocheriana se dio en el 175º aniversario del natalicio del beato sacerdote cordobés, y tal como lo instituyó el papa Francisco al establecer la fiesta litúrgica tras la beatificación, ocurrida en septiembre de 2014. Se tuvo presente el proceso de canonización que está avanzado y que podría llevar a declarar santo a Brochero. 

Cientos de peregrinos llegaron en la mañana del lunes 16 al atrio del santuario para participar de la misa presidida por el obispo de Cruz del Eje, monseñor Santiago Olivera, y concelebrada por gran parte del clero diocesano y religioso local. 

En su homilía, el obispo aseguró que el testimonio de Brochero, ejemplar sacerdote y ciudadano, puede ayudar a encarnar en la propia vida el Evangelio. “¡Los santos nos ayudan a encarnar el Evangelio!”, insistió. 

Monseñor Olivera dijo que la fuerza de Brochero estuvo en su dolorosa enfermedad y en el ofrecimiento de su propia vida por la salvación de todos. “Vaya si no sufrió Brochero la incomprensión u otras circunstancias difíciles en su vida, pero él entendió que todo sirve, no solo lo que hacemos, sino lo que ofrecemos en unión con Jesús”, agregó. 

“La clave es Jesús, la clave es encarnar a Jesús, tener sus mismos sentimientos. El Señor nos busca, viene a los más enfermos, a los más pobres, a los más alejados, a las peores personas. A veces nos escandalizamos. El propio Brochero tuvo que explicar, ante las acusaciones de juntarse con malhechores, que la culpa la tuvo Jesús, porque Él vino a buscar a los pecadores y a los perdidos para los ojos humanos”, añadió el prelado. 

El obispo de Cruz del Eje insistió en que el encuentro con Cristo es la clave de una vida mejor: “Todos somos conscientes de que tenemos que volver más y mejor a Jesús. Todos sabemos que nuestra Patria necesita el encuentro con Cristo. Todos necesitamos volver a mirar a Jesús y tener sus sentimientos y seguir sus pasos. Pidamos a Brochero gracias para nosotros, para nuestra Patria y para nuestra Iglesia”. 

Al término de la misa, los fieles participaron de una procesión por las calles aledañas al santuario. Durante toda la jornada hubo un incesante ruego para recibir la gracia de ser misioneros que vivan el Evangelio en cada uno de los ambientes de la sociedad.

Coment� la nota