Celebran en Añatuya los 100 años del nacimiento del siervo de Dios Mons. Gottau

Celebran en Añatuya los 100 años del nacimiento del siervo de Dios Mons. Gottau

 Con motivo del centenario del natalicio del Siervo de Dios monseñor Jorge Gottau, quien fue el primer obispo de Añatuya y promotor de la Colecta Más por Menos, se celebró en la ciudad de Añatuya, Santiago del Estero, un acto en su homenaje.

La ciudad de Añatuya celebra hoy, martes 23 de mayo, el centenario del natalicio del Siervo de Dios monseñor Jorge Gottau, quien fue el primer obispo de Añatuya y promotor de la Colecta Más por Menos. Por la mañana, se llevó a cabo un acto en su homenaje. Estuvieron presentes el obispo de Añatuya, monseñor José Melitón Chávez; monseñor Antonio Juan Baseotto CSsr, obispo castrense emérito quien fue obispo de Añatuya luego de monseñor Gottau, y el obispo de Villa de la Concepción de Río Cuarto, monseñor Adolfo Uriona FDP, tercer obispo de Añatuya y sucesor de Mons. Baseotto. 

Además de representantes gubernamentales, del Concejo Deliberante, de la fuerza de seguridad de la Policía de la provincia y de la fundación Monseñor Jorge Gottau participaron directivos, docentes y alumnos de establecimientos educativos. 

“Hoy levantamos nuestros corazones para decirle gracias a monseñor Gottau”, recordó la presentadora del acto mientras los escoltas de las instituciones educativas se colocaban frente a la imagen del primer obispo de Añatuya que se encuentra emplazada en una de las entradas de la ciudad. 

Luego del canto del Himno Nacional Argentino, se colocó una ofrenda floral a los pies de la imagen del obispo y una alumna leyó un poema escrito por el profesor Luis Adolfo Ortiz dedicado a la memoria de monseñor Gottau. 

Monseñor José Melitón Chávez agradeció a Dios por haber premiado a la diócesis “con un pastor que inició un camino de evangelización guiado por un amor inmenso a cada ser humano, sobre todo a los más pobres, a los niños y a los ancianos”. 

“Gracias por las huellas de amor que él nos ha dejado. Las obras grandes esconden un corazón amante de Dios”, destacó y añadió: “Fue un siervo de Dios que todo lo hizo por gloria tuya, Señor”. 

Finalmente, el obispo pidió “que todos nosotros, herederos de sus obras y de su testimonio, hoy podamos decir sí al llamado que nos Dios nos hace”.+ (Felicitas Lozada, enviada especial) 

Coment� la nota