Busquemos un ambiente de diálogo y reconciliación, piden los obispos colombianos

Busquemos un ambiente de diálogo y reconciliación, piden los obispos colombianos

La Conferencia Episcopal de Colombia pidió que frente al ambiente de inestabilidad y violencia que vive el país desde el 21 de noviembre, con tres muertos y unos 250 heridos, se instaure un ambiente de diálogo, reconciliación y desarrollo integral.

En un comunicado publicado el 26 de noviembre, los obispos reconocen que las “manifestaciones pacíficas” muestran “el profundo anhelo del pueblo colombiano de poner fin a los problemas que aquejan” al país, “y de avanzar por las vías democráticas hacia una nueva realidad de estabilidad social de justicia”.

Sin embargo, rechazan toda forma de violencia, de incitación al caos, “sobre todo, agresiones y atentados directos contra la vida y los bienes de la población civil y de los servidores públicos”. 

El último episodio ha sido la muerte del joven manifestante Dilan Cruz a causa de las heridas provocadas por los disparos de los efectivos del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD).

Los obispos insisten en la necesidad de dejar la violencia, que va en contra del “propósito mismo de los reclamos pacíficos y que vulnera gravemente la dignidad y los derechos de todas las personas”.

“No se trata de destruir lo que tenemos sino de construir lo que nos falta”, resaltaron.

“Manifestamos nuestra preocupación porque en las recientes movilizaciones ciudadanas no siempre aparecen claros su origen y objetivos”, indicaron, comentando que hay “ciertas formas de manipulación política y se han percibido apropiaciones a favor de intereses particulares”.

Los obispos respaldaron la propuesta de diálogo nacional convocada para hoy 26 de noviembre por el presidente Iván Duque, “para la búsqueda y concertación de iniciativas concretas que conduzcan prontamente a la reconciliación, al fortalecimiento de la acción social y al desarrollo integral para todos”.

“Hay que perseverar en esta vía para alcanzar la paz verdadera. La Iglesia católica, desde su identidad y su misión está dispuesta a favorecer y a participar en este diálogo en todas las regiones de país”, señalaron.

Además, reiteraron que para la construcción de un proyecto común de país, es necesario que todos los colombianos asuman la responsabilidad y compromiso, superando intereses individuales. Es hora de servir “al bien común y de afrontar este momento como una oportunidad para fortalecer la identidad y unidad nacionales”.

En el comunicado, los obispos resaltan que por encima de los cambios que se puedan operar en las estructuras, “es necesario una formación ética de las personas y la vivencia de los valores que fundamentan la convivencia social”.

Finalmente, invitaron a los católicos a orar “pidiendo fortaleza y sabiduría para superar este momento difícil que vivimos y para favorecer todo lo que nos conduzca a la reconciliación”.

“Pedimos que las parroquias y demás instituciones de nuestra Iglesia convoquen a jornadas especiales de súplica e intercesión con este propósito”, concluyeron.

El paro nacional en Colombia 

Las movilizaciones en Colombia comenzaron el 21 de noviembre con un paro nacional en el que participaron miles de personas en todo el país. Sin embargo, según el Ministerio de Defensa, desde entonces han fallecido tres personas y unas 250 resultaron heridas.

El Gobierno implementó una serie de medidas que incluyeron el cierre de las fronteras con Venezuela, Brasil, Ecuador y Perú y la máxima alerta para los militares. Además convocó a un conversatorio nacional con los voceros del comité promotor del paro nacional.

Sin embargo, la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia se levantó de la mesa de diálogo de este martes y convocó a un paro nacional para mañana miércoles 27 en protesta contra unas medidas económicas que serían implementadas por el Gobierno, así como en reclamo por la muerte de Dilan Cruz. 

Los que participaron de las protestas exigen más inversión en educación y medidas de protección efectivas para indígenas y líderes sociales, blanco de una ola de asesinatos que se ha cobrado la vida de decenas de ellos en los últimos meses.

Las organizaciones también exigen al Gobierno un mayor compromiso con la implementación del acuerdo de paz firmado con las FARC hace tres años.

Coment� la nota