Sako: "Visita largamente esperada que renueva la esperanza en Irak"

Sako:

Beneplácito del patriarca de Babilonia de los Caldeos por el anuncio de la visita del Papa en marzo de 2020. Considera que traerá esperanza a esta tierra probada por la guerra, la privación y la destrucción. "Será una nueva navidad para nosotros", estima.

“El Papa viene a nosotros y esto significa que trae a los cristianos de Oriente, a la gente de Oriente, que durante algún tiempo vivió en la incertidumbre, el miedo, con tantos problemas, su apoyo pero también la esperanza de una situación mejor”, expresó a Radio Vaticana el patriarca de Babilonia de los Caldeos, cardenal Louis Raphael I Sako, al recibir la noticia de la próxima visita del papa Francisco a Irak del 5 al 8 de marzo de 2021.

“Una visita largamente deseada del papa Francisco, la anunciada hoy. La esperanza renovada repetidamente por una tierra tan probada por la guerra, la privación, la destrucción, ahora madura en una factibilidad concreta”.

El patriarca de los caldeos dijo que “recibimos la noticia con mucha alegría. Esta visita es una peregrinación en la que hay un mensaje de fraternidad humana. Esta visita es un momento fuerte para que ella anuncie la verdad. Es un acto muy valiente, especialmente en este momento”.

Sobre la seguridad que rodeará la visita papal el purpurado iraquí expresó que “hay voluntad por parte del gobierno. El presidente de la República se reunió con el pontífice y lo invitó. También envié una carta. El Papa había soñado durante mucho tiempo con visitar la tierra de Abraham. Ahora espero que todo sea positivo para esta visita”, señaló.

“Nosotros -concluyó el patriarca de los caldeos- como cristianos, en Irak, Siria, Líbano, un poco en todo el Medio Oriente, no tenemos otro medio de defendernos que la oración y la esperanza. Lo único que nos da fuerza es nuestra fe. De hecho, somos una minoría en dificultades, hemos sufrido mucho durante los últimos veinte años en Irak. El Papa traerá una palabra profética para levantar el ánimo de todos y abrir los ojos de los ciudadanos iraquíes pero también de los países vecinos, traerá un nuevo horizonte de hermandad, de respeto, de convivencia armoniosa”.

Comentá la nota