Quiénes son los coptos, la rama cristiana asediada por el Estado Islámico

Quiénes son los coptos, la rama cristiana asediada por el Estado Islámico

El ascenso de un islam rigorista en Egipto causó un aumento de las represalias contra esta comunidad. La filial del yihadista Estado Islámico en el país difundió en febrero pasado un vídeo en el que amenazó a los coptos y les aseguró que “lo peor” estaba por venir

Los coptos de Egipto, víctimas este domingo de atentados contra dos de sus iglesias que dejaron al menos 43 muertos, son la comunidad cristiana más numerosa de Medio Oriente y una de las más antiguas. En la actualidad, sufren de una angustiosa persecución por parte del terrorismo islámico, que ha lanzado en video amenazas contra la comunidad.

Un 10% de los 90 millones de egipcios pertenecerían a la comunidad copta en un país de inmensa mayoría musulmana sunita. Un estimado de dos millones de coptos viven fuera del país.

Los coptos se remontan a los albores del cristianismo, a la época en que Egipto formaba parte del imperio romano y después, del bizantino, tras la desaparición de la última dinastía faraónica de los Ptolomeos, de origen griego. La palabra "copto" tiene, además, la misma raíz que el término "egipcio" en griego antiguo.

Dos templos coptos fueron atacados este domingo en atentados reivindicados por el Estado Islámico

Su decadencia empieza con las invasiones árabes del siglo VII y la progresiva islamización del país.

Los coptos están presentes en todo el país, con concentraciones más fuertes en el Medio Egipto. Se los encuentra igualmente en todas las categorías sociales, desde los barrenderos de El Cairo a las grandes familias patricias, como los Butros-Ghali.

Escasamente representados en el gobierno, los coptos se consideran marginados en numerosos puestos de la justicia, de las universidades o de la policía.

También se quejan de una legislación muy restrictiva en lo relativo a la construcción de iglesias, mientras que el régimen para las mezquitas es muy liberal.

La minoría cristiana ha sido objeto de represalias de los islamistas radicales, que los acusan de haber apoyado el derrocamiento, en julio de 2013, del islamista Mohamed Mursi, el único presidente elegido democráticamente en Egipto, justo un año después de su llegada al poder. La filial del yihadista Estado Islámico en Egipto difundió el pasado febrero un vídeo en el que amenazó a los coptos y les aseguró que "lo peor" está por venir.

Desde el verano de 2013, más de 40 iglesias han sido incendiadas o vandalizadas, así como decenas de escuelas, viviendas y comercios de los coptos, según la organización Human Rights Watch, que acusa a las fuerzas de seguridad de no haber actuado durante estos ataques.

El ascenso de un islam rigorista agrava el sentimiento de marginación de los coptos, sobre todo desde la caída del presidente Hosni Mubarak el 11 de febrero de 2011.

En diciembre pasado, al menos 25 personas murieron y 49 resultaron heridas en un atentado contra el complejo eclesiástico donde se encuentra la Catedral cristiana copta de El Cairo.

Coment� la nota