El Papa quiere elecciones transparentes y sin violencia en Argentina

El Papa quiere elecciones transparentes y sin violencia en Argentina

Francisco recibió en el Vaticano a una comitiva de la asociación argentina Red Ser Fiscal y apoyó la labor de fiscalización ciudadana

El Papa quiere que las próximas elecciones en Argentina sean transparentes y sin violencia. Desea un cambio de gobierno que respete la institucionalidad, que se lleve a cabo en alegría y en paz. Así lo expresó a una comitiva de la asociación Red Ser Fiscal, que recibió el viernes pasado en El Vaticano y a la cual le indicó la importancia del control ciudadano sobre los  procesos electorales.      

“En Argentina su interés es que las elecciones sean transparentes, ya manifestó que son importantes las propuestas concretas y que el tema económico no sea un determinante, haciendo referencia a que algunas cuestiones deberían ser gratuitas. Su preocupación por la droga también responde a que mucho dinero espurio se vuelca a la política y los candidatos después quedan pegados a esos intereses”, dijo al Vatican Insider Claudio Bargach, coordinador de ese organismo dedicado al control independiente de los comicios. 

Él encabezó la delegación, compuesta por unos siete miembros y de la cual formaron parte representantes de la Fundación Naumman, que se entrevistó durante 20 minutos con Francisco en la biblioteca papal, ubicada en el segundo piso del Palacio Apostólico. 

Argentina afrontará este 2015 una encrucijada. El 25 octubre sus ciudadanos están llamados a elegir nuevo presidente, vicepresidente, 130 diputados, 24 senadores y 19 parlamentarios del Parlamento del Mercosur, también conocido como el Parlasur. Pero, más allá de los números, las próximas elecciones marcarán la definitiva salida de escena de Cristina Fernández de Kirchner. Imposibilitada a una reelección, dejará el poder en un ambiente  tenso y polarizado. 

Al respecto, Bargach reconoció que existe preocupación ante la posibilidad de que se desate la violencia con motivo de las elecciones, porque existen muchas cosas en juego: “Procesamientos judiciales para algunos (políticos), defensa de muchos años en el poder para otros, kioscos e intereses personales”. 

“Siempre las elecciones ejecutivas son más difíciles, se ponen en juego y en valor temores de mucha gente que piensa que si alguien gana va a perder un plan social, un beneficio, un subsidio. Al Papa le planteamos esta cuestión y le pedimos su palabra, su apoyo para que las elecciones sean pacíficas en Argentina y que sean una verdadera alegría, creo que es tarea de todos que esto ocurra”, agregó. 

Estableció que Francisco se mostró receptivo ante sus preocupaciones e insistió en la necesidad de reforzar el control ciudadano de los comicios, empezando por la “tarea chica” que realizan los fiscales de las mesas de votaciones. El pontífice también se refirió a la corrupción, pero planteó que se trata de un “problema generalizado, más bien mundial”, que se manifiesta también en su país natal. 

“Nosotros le planteamos que la falta de transparencia electoral es corrupción de origen, así se lo dijimos, porque si no se respeta la voluntad popular en el voto y por trampas como la falta de boletas, los votos cadena o la volcada de urnas, se distorsiona esa voluntad popular. El respeto por la institucionalidad y la vida democrática es fundamental para cualquier país que se precie, en ese sentido va su mensaje y el acompañamiento a su patria”, apuntó Bargach. 

Advirtió que la ley electoral de Argentina requiere ser reformada en cuanto al financiamiento de las campañas porque, si bien las normas al respecto existen, se cumplen poco y son difíciles de aplicar por parte de la justicia. Por eso el sistema es vulnerable a la penetración de dinero proveniente del narcotráfico u otros intereses. “Vemos esta desigualdad y vemos la necesidad de controlar el área electoral de manera muy intensa”, estableció.

Coment� la nota