Nueva condena del Papa a los mafiosos: "Han elegido la vía del mal"

Nueva condena del Papa a los mafiosos:

"Los gestos exteriores de religiosidad no bastan para acreditar a aquellos que, con la maldad y la arrogancia, hacen del mal su estilo de vida", afirmó hoy en el Vaticano.

El Papa argentino volvió a condenar muy fuerte y sin apelación a los mafiosos en una audiencia que dio hoy a fieles de una diócesis de la región de Calabría, tierra del sur italiano donde impera la ndrangheta, la organización criminal más grande de las mafias italianas. "Los gestos exteriores de religiosidad no bastan para acreditar a aquellos que, con la maldad y la arrogancia", hacen del mal "su estilo de vida", dijo.

Francisco renovó su "apremiante llamado a la conversión a los que han elegido la vía del mal y son afiliados a organizaciones de la mala vida".

El pontífice recordó que hace ocho meses en una an visita a la diócesis de Cassano Jonio, cuyos feligreses lo visitaron hoy en el Vaticano, "sugerí que quien ama a Jesus, quien escucha y acoge la Palabra y quien vive en manera sincera la respuesta a la llamada del Señor, no puede de ningún modo cometer obras malignas".

En esa visita, el 21 de junio del año pasado, Jorge Bergoglio dijo que los mafiosos con sus acciones se han excomulgado de la Iglesia "y no son en comunión con Dios". Más de 200 mil fieles acudieron a la llanura de Síbari para escuchar al Papa pedir a los hombres de la mfia "abandonar este camino y pasar a la parte del bien".

Siete mil peregrinos calabreses asistieron al encuentro con el Papa, llenando los lugares a disponisicón en la gran aula de las audiencias generales.

El obispo de Casano Jonio, monseñor Nunzio Galantino, fue promovido por Bergoglio al estratégico cargo de secretario general de la Conferencia Episcopal Italiana.

Francisco aclaro en su mensaje a los feligreses de calabria que "no es necesario estar afiliado a un clan y prosperar en el crimen para considerarse al reparo de un cierto tipo de mal". También un cristiano "puede programar y consumar gestos de violencia contra los demás y contra el ambiente".

El Papa argentino concluyó con una exhortación a las comunidades cristianas "a ser protagonistas de de solidaridad y a no detenerse frente a quién, por interés personal, siembra egoísmo, violencia e injusticia". "¡Opónganse a la cultura de la muerte y den testimonio del Evangelio de la vida!". 

Coment� la nota