Libertad religiosa: Tres preguntas para los católicos

Libertad religiosa: Tres preguntas para los católicos

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, consideró que los católicos deberían formularse al menos tres preguntas ante el proyecto de ley de Libertad Religiosa que el Poder Ejecutivo remitió al Congreso de la Nación para su debate.

 Y planteó: cómo se vive la propia fe en un contexto cultural caracterizado por “una pluralidad de valores o de formas de orientar la propia vida”, cómo redescubrir “un consenso ético sobre los valores fundantes de la convivencia humana” y qué responsabilidad específica “nos cabe para consolidar la libertad religiosa”.

El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, consideró que los católicos deberían formularse al menos tres preguntas ante el proyecto de ley de Libertad Religiosa que el Poder Ejecutivo remitió al Congreso de la Nación para su debate. 

El prelado tituló “Tenemos que hablar más sobre la libertad religiosa” un artículo publicado en su blog Evangelium Gratiae, en donde consideró que la liberad religiosa es “un derecho fundamental, no conquistado del todo”. 

“Un primer interrogante tiene que ver con el modo de vivir la propia fe en un contexto cultural caracterizado por una pluralidad de valores o de formas de orientar la propia vida. Se multiplican también los puntos de fricción entre la doctrina católica y algunos movimientos culturales. La temperatura de la crítica hacia la religión además parece estar subiendo unos cuantos grados”, planteó. 

El obispo detalló que el segundo interrogante tiene que ver “con la dimensión pública de la libertad religiosa”, a la que señaló como “uno de los desafíos más fuertes de nuestra sociedad, incluso a nivel global, es redescubrir un consenso ético sobre los valores fundantes de la convivencia humana”. 

“El tercer interrogante lo formulo así: habida cuenta de la gravitación que los católicos aún tenemos en la vida argentina, ¿qué responsabilidad específica nos cabe para consolidar la libertad religiosa, en el sentido amplio que lo presenta, por ejemplo, la enseñanza social de la Iglesia?”. 

Monseñor Buenanueva afirmó que hay “que mejorar la presencia de los católicos en el espacio público. Urge, por tanto, superar un cierto ‘complejo de culpa” que ha dominado la escena eclesial reciente”, y agregó: “Urge también una revitalización del diálogo interreligioso. Los católicos no podemos pensar solo en resguardar nuestro espacio”. 

“La libertad religiosa es la condición necesaria para que los valores espirituales propios de cada tradición religiosa enriquezcan la convivencia ciudadana. En esa dirección se mueve el papa Francisco. Es la dirección de la Iglesia, sobre todo, a partir del Concilio Vaticano II, cuya enseñanza tenemos que profundizar y desarrollar aún más”, concluyó.

Coment� la nota