Kspace de Miami se prepara para recibir a unos 200 jóvenes de todo el mundo en cada Séder de Pésaj

Kspace de Miami se prepara para recibir a unos 200 jóvenes de todo el mundo en cada Séder de Pésaj

El Kspace de Miami es “un hogar de los jóvenes, no el mío, que soy un instrumento para organizarlo; si quieren estar en bikini, mientras se sientan en casa y puedan vincularse con otros de manera saludable, por mí que vengan como quieran, la pasen bien, quieran volver y digan que nunca vieron ‘un rabino tan loco al que no le importe cómo me visto’”, aseguró Yossi Smierc, en Miami al recibir a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

“Al principio nos preocupó que estuviese liderado por un rabino, y al ser del estilo Lubavich, es obvio que mi apariencia al principio pudo haber generado un rechazo, pero es interesante lo que está pasando ahora: trato de impactarlos socialmente, hablar como ellos, hacer chistes, y eso hace que los chicos no puedan creerlo”, agregó.

“Cuando empezamos hace ocho años había 10-12 chicos en la noche de Pésaj; hace cuatro estábamos en otro sector y teníamos un promedio de 30-40; y hoy tenemos que sacar sillones y dejar todo con mesas y sillas porque no nos entran los jóvenes; es ver cómo hacemos para entrar”, al punto que “es probable que mi familia y yo no nos sentemos porque no hay lugar; el año pasado ponía una mesa alta, en la mitad del salón, para que todos vieran mi plato de Pésaj, qué representa y así liderar a todos los chicos”, pero aún no sabe qué hará en esta oportunidad, dado el éxito de la iniciativa que lidera, contó el rabino.

“Ser libre es comenzar algo de cero: en cada noche de Séder vienen entre 130 y 200 jóvenes de todas partes del mundo, de 18 a 35 años, algunos de familias sin tradición, otros que sí y gente que apenas sabe que es judía, de África, Venezuela, Colombia, Argentina y hasta de San Diego, que dicen que allí casi no hay jóvenes para salir y formar un hogar y necesitan un lugar con más posibilidades de lograrlo”, precisó.

“Pésaj representa la salida del pueblo judío de la esclavitud a la libertad; no hay diferencia entre los esclavos porque ésta hace que todos seamos iguales”, explicó Smierc.

“En Pésaj uno siente lo que nuestros antepasados: se sienta a la mesa recordando y viviendo la libertad, el escaparse de la esclavitud, rodeado de chicos que están pasando una situación muy similar; no vienen acá porque sea divertido y ‘cool’, sino porque hay oportunidades laborales, sociales, escolares y universitarias”, comparó.

“La inmigración más grande de jóvenes judíos viene por las malas políticas de los gobiernos de ciertos países o el antisemitismo en auge en Europa: tenemos un grupo de chicos de Londres que ha venido a probar, algo que nunca había pasado, y de Francia tenemos dos o tres nuevos en cada mesa de Shabat”, ejemplificó el shelíaj de Jabad Lubavitch en Miami.

“El judío es un inmigrante: estamos en los Estados Unidos, uno de los países que mejor cobija a otras religiones, donde hay libertad de expresión a full, la democracia se siente y se vive, y a pesar de que es un país consumista, con sus pros y contras, aquí somos libres, pero no sabemos adónde vamos a emigrar en dos generaciones; el único lugar en el que estamos seguros es Israel”, aclaró.

“Y Miami es una ciudad en auge, que está teniendo mucho crecimiento y a la cual están viniendo muchas industrias y nuevas empresas; la realidad es que es una buena oportunidad para jóvenes que están preocupados por su futuro”, aseguró Smierc.

“Uno puede estudiar una carrera en distintos países, pero igual no tiene futuro; me acuerdo de haber visto en carne propia a mi padre, siendo un gran contador público, que no podía salir adelante y le costaba muchísimo”, recordó.

En el Kspace “abrimos un programa nuevo, que nos está dando posibilidades y resultados: el Career Works, para ayudar a los jóvenes a ver dónde podemos ubicarlos; nada podemos prometer porque no depende de nosotros, pero vamos a hacer lo posible para que lleguen a las empresas que están buscando”, se comprometió su director. 

“En Miami hay muchas empresas buscando, algo que nunca había visto antes, y de hecho hay oportunidades de visa, aunque no parezca, más que nada para jóvenes que quieren empezar; y también hay oportunidades de estudio”, finalizó.

Coment� la nota