“Iglesias abiertas”, una red para abrir los templos

“Iglesias abiertas”, una red para abrir los templos

“Una iglesia cerrada es una iglesia que muere. Para preservarla, debe mantenerse abierta”

Punto de referencia en el paisaje, la iglesia es a menudo el elemento arquitectónico más importante del pueblo. Pero los edificios religiosos, símbolo de una historia común, están cada vez más cerrados, por falta de práctica religiosa o de voluntarios regulares para mantenerlos abiertos.

Armado con este conocimiento, Marc Huynen, gerente comercial, decidió un día crear la Fundación Iglesias Abiertas en Bélgica, en la línea de otros países europeos como Finlandia e Inglaterra. ¿El objetivo? Crear una gran red para ayudar a los gerentes a abrir su edificio a una amplia audiencia.

© Open Churches EU

“Lo más importante es la reapropiación”

“Bélgica ahora tiene más de 150 miembros en la Fundación Iglesias Abiertas”, dice con orgullo Gery de Pierpont, gerente de proyectos de la red en Valonia.

“En nuestro país, las autoridades eclesiásticas dieron la bienvenida al proyecto porque rápidamente se dieron cuenta de que era importante anticipar el futuro del patrimonio religioso, cada vez más descuidado”, continúa Gery de Pierpont.

“Sin voluntarios, los municipios prefieren cerrar las iglesias para evitar robos y daños. Pero una iglesia cerrada es una iglesia que muere. Para preservarla, debe mantenerse abierta”. Una convicción que espera comunicar a muchos.

“Lo más importante es la reapropiación. Las generaciones más jóvenes van menos a la iglesia, eso es un hecho. Pero más allá de la esfera católica, los residentes deben reclamar su patrimonio“.

“Son lugares mágicos, llenos de hermosas obras de arte, pero también lugares de curación donde todos pueden encontrar, creyentes o no, silencio y serenidad”.

Shutterstock

Aunque al principio algunos alcaldes fueron cautelosos respecto a este ambicioso proyecto, planteando el problema de la seguridad del sitio, su lejanía geográfica o la falta de voluntarios, los temores terminaron alejándose ante el entusiasmo de los residentes locales.

“Muchos de ellos están apegados a su iglesia, guardando recuerdos de la infancia allí. Incluso aquellos que no son creyentes se niegan a cerrar su iglesia”.

© Open Churches EU

Como un derrame de petróleo, la red de “iglesias abiertas” ha comenzado a extenderse entre los países vecinos. Primero en Luxemburgo, luego en Francia.

La diócesis de Arras acordó unirse a la aventura hace seis años. Desde entonces, se han creado tres entidades en Francia: una en la región de Hauts-de-France, otra en la región de Grand-Est y otra en la región de Bourgogne-Franche-Comté.

Preguntado por Aleteia, Nanou Bouillet, presidente de la red para la región de Grand-Est (que tiene 40 campanarios miembros), explica el interés de unirse a la Fundación:

“La red es una excelente manera de compartir experiencias y habilidades. A menudo, los alcaldes están indefensos respecto a su iglesia. Quieren mantenerlas abiertas, pero no saben cómo hacerlo. La red está allí para asesorarlos y presentar ideas adaptadas a su situación”.

Lejos de querer reemplazar las iniciativas locales existentes, Nanou Bouillet tiende a mostrar que unirse a la red es la garantía de ser mejor conocido, pero también de sentirse apoyado. “Tenemos muchos contactos y, a menudo, vinculamos ciudades con profesionales del patrimonio”.

© Open Churches EU

¿Pero cuáles son las condiciones para unirse a la red? “Obviamente pedimos una inversión mínima de los municipios. Ese es el objetivo del proyecto. La iglesia debe estar abierta a los visitantes durante al menos ocho semanas consecutivas entre el 1 de junio y el 30 de septiembre, tres días a la semana y cuatro horas al día“, explica Nanou Bouillet.

A esto se agrega la obligación de depositar folletos en la iglesia, con información sobre la vida de la parroquia y la historia de la iglesia, pero también crear un ambiente acogedor: texto de bienvenida , libro de visitas, fondo musical, flores…”.

Lo ideal es que un voluntario esté presente durante el horario de apertura para recibir a los visitantes.

Otro punto importante: mantener actualizado el inventario completo de objetos de valor de la iglesia y garantizar su seguridad.

Se proporcionan herramientas de comunicación y una gran pancarta en la entrada de la iglesia: “permiten a los visitantes descubrir la existencia de la red e identificar las iglesias que pertenecen a ella”, explica Nanou Bouillet.

Mette Brandt | Shutterstock

“Al leer los libros de visitas, vemos que los visitantes acogen con alegría esta iniciativa”, dice Gery de Pierpont, con comentarios como este, dejado por un visitante: “Básicamente, ¿qué es un Iglesia ? Un valiente botecito en medio de nuestras tormentas.”

Comentá la nota