La Iglesia también adhirió a la marcha convocada por los fiscales

La Iglesia también adhirió a la marcha convocada por los fiscales

Lo hizo a través de la Comisión Nacional de Justicia y Paz, que depende de la Conferencia Episcopal. Opinó que la manifestación es "un acto no partidario y de valor republicano"

La Comisión Nacional de Justicia y Paz expresó hoy su adhesión a la "marcha de silencio" convocada para el 18 de febrero por los fiscales federales a raíz de la muerte del fiscal Alberto Nisman, por considerar que se trata de un acto "no partidario y de valor republicano".

El organismo eclesial, que depende de la Conferencia Episcopal Argentina y está integrado principalmente por laicos,invitó a los creyentes a sumarse a esta iniciativa mediante la "oración al Señor de la Historia, pidiendo para nuestra Patria paz, justicia y verdad".

La entidad, que preside el ex director nacional de Cáritas Argentina Gabriel Castelli, presentó su apoyo a la convocatoria del próximo miércoles "en el entendimiento de que se trata de un acto no partidario, de hondo sentido y valor republicano".

Si bien la declaración es una forma en la que la Iglesia dio su respaldo a la movilización, fuentes eclesiásticas dijeron a la agencia DyN que "no va a haber una participación de los obispos de manera formal u oficial". En otras palabras, se espera que la cúpula y jerarquía de la Iglesia Católica argentina evite todo tipo de llamamientos públicos a asistir la marcha.

La iniciativa de los fiscales en homenaje a Nisman, que apareció muerto el 18 de enero en su departamento después de haber denunciado a la Presidente de la Nación, Cristina Kirchner, y otros miembros del oficialismo de encubrir a los acusados iraníes por el atentado a la AMIA, sumó críticas del oficialismo y la adhesión de sectores del Poder Judicial, la oposición, la comunidad judía y la ciudadanía.

Ayer, la primera mandataria acusó a sus organizadores de optar por marchar en silencio porque "no tienen nada que decir o no pueden decir lo que piensan".

A los pocos días de la muerte de Nisman, la Comisión Nacional de Justicia y Paz advirtió sobre "circunstancias de extremada gravedad institucional", exhortó a las autoridades a que "extremen los recaudos para el completo esclarecimiento de los hechos" y recordó que permanece impune la causa por la voladura de la mutual judía.

A su vez, la Conferencia Episcopal Argentina, que preside monseñor José María Arancedo, expresó su "conmoción y perplejidad" por la muerte del fiscal Nisman y pidió "superar las sombras de la impunidad".

La declaración completa

Comunicado de la Comisión Nacional de Justicia y Paz

El pasado 21 de enero, ante la muerte del Fiscal Alberto Nisman, la Comisión Nacional de Justicia y Paz manifestó sus sentimientos de cercanía a la familia, estupor, consternación, dolor, y su reclamo de un completo esclarecimiento del hecho, su pedido de serenidad a la población y su reclamo de verdad y justicia respecto de esa muerte, de las denuncias realizadas por el fiscal fallecido y del atentado terrorista contra la AMIA.

Magistrados judiciales y el Ministerio Público convocan a una marcha en silencio para el próximo miércoles 18 de febrero en homenaje al fiscal muerto en trágicas circunstancias, en demanda de paz, seguridad y justicia, y en el entendimiento de que se trata de un acto no partidario, de hondo sentido y valor republicano.

La Comisión Nacional de Justicia y Paz hace pública su adhesión e invita además a los creyentes a sumar su oración al Señor de la Historia pidiendo para nuestra Patria paz, justicia y verdad.

Coment� la nota