Fuerte presencia educativa en Latinoamérica para conservar la unidad judía y solucionar sus problemas

Fuerte presencia educativa en Latinoamérica para conservar la unidad judía y solucionar sus problemas

 “Soy un convencido de que el lugar de todos los judíos del mundo es el Estado de Israel, pero mientras eso no suceda, la única forma de conservar la unidad y la solución para gran parte de los problemas y ataques que sufren es la educación”, y por esa razón “el Keren Kayemet (Leisrael, KKL) este año va a trabajar intensamente en la recolección de fondos y a participar en toda la actividad sionista de Latinoamérica (...)

(...) donde va a invertir una cifra importantísima para desarrollar programas educativos y visitas a Israel de otros organismos, así como en la presencia en la vida comunitaria”, sintetizó ayer, lunes, el titular de sus comisiones de Finanzas e Inversiones, el argentino Hernán Felman (a la izquierda en la foto), a laAgencia Judía de Noticias (AJN).

“Tenemos montones de programas importantes en países más y menos activos, y entre los primeros están Uruguay, México, Brasil y la Argentina”, destacó.

El KKL “tiene un presupuesto anual que se acerca a los 300 millones de dólares y, sin lugar a duda, hace mucha obra en todos los campos en beneficio del Estado de Israel y del Movimiento Sionista, al cual financia principalmente”, subrayó el funcionario, que aclaró que “cada centavo que llega a Israel es dedicado en forma inmediata a proyectos específicos, y el Keren Kayemet le agrega un 25 por ciento de sus reservas”.

En cuanto a proyectos, “este año vamos a participar en la Feria Internacional de Milano (Italia), financiando el pabellón israelí junto con el Ministerio de Relaciones Exteriores, y estamos aprovechando para llevar a delegaciones de todo el mundo, y que también vengan a Israel”, anticipó.

Por otra parte, “el Keren Kayemet sufre ‘en carne propia’ y permanentemente el antisemitismo y el antiisraelismo y no hay explicación que sirva, ni el centro industrial en Jura u otras obras extraordinarias y únicas que estamos haciendo para los beduinos”, lamentó Felman.

Asimismo, durante la reciente Guerra de Gaza, el KKL “puso refugios (antibombas) donados desde todo el mundo” para ayudar a la población civil, informó.

“Tenemos decenas de kilómetros de ‘forestación de seguridad’: plantamos árboles en la frontera (con ese enclave) como una cortina natural, a los efectos de dificultar el disparo de francotiradores contra nuestros agricultores”, pero “muchos fueron lamentablemente destruidos por el paso de tanques y blindados, y reemplazados en forma inmediata con otros ya maduros”, a fin de volver a cumplir enseguida con esa misión, contó el titular de las comisiones de Finanzas e Inversiones del KKL.

También “hubo campos ocupados por el Ejército”, lo cual “obligó a reconstruirlos a los efectos de que la tierra vuelva a ser útil para plantaciones”, finalizó.

Coment� la nota