Francisco nombrará a un delegado para coordinar la actuación de la Iglesia española ante los abusos a menores

La CEE ya ha entregado al juez de Granada sus protocolos, mientras el arzobispo sigue sin contestar

Inminente nombramiento pontificio para la Iglesia en España. El Papa Francisco designará, en los próximos días, a un sacerdote como delegado para coordinar la actuación de la Iglesia española ante posibles casos de abusosa menores por parte de miembros de la Iglesia, según han confirmado a RD fuentes vaticanas.

Después de que -tras el adelanto de estaweb- los obispos españoles se decidieran a hacer público el "Protocolo de Actuación según la Legislación del Estado", vigente -aunque de manera reservadas- desde 2010, y tras la demostración palpable de que la actuación en los últimos casos conocidos en nuestro país -Granada, Lugo o Mallorca en las últimas semanas, y otros procesos que se están dilucidando en algunas diócesis,con el obispo tomando directamente cartas en el asunto-, la Santa Sede ha decidido la designación de un experto para nuestro país, que ayude a que la "tolerancia cero" prometida desde Roma para los casos de abusos sea una realidad rotunda en la Iglesia española.

Que las cosas están empezando a cambiar es una realidad evidente: la reacción de los obispos de Lugo y Mallorca ante los casos conocidos en sus diócesis ha sido rápida -en el caso de Salinas, antes incluso de que mediara denuncia civil-, contundente y concreta. Siguiendo paso a paso las directrices marcadas por Roma y convenidas por los obispos españoles.

El nombramiento de esta suerte de "coordinador" supone un paso más en la determinación para combatir y prevenir los abusos a menores en la Iglesia, y también para mejorar el acercamiento a las víctimas y la claridad del proceso, sin menoscabar la presunción de inocencia de los acusados.Asegurar la plena colaboración con la Justicia será otra de las claves del trabajo eclesiástico en torno a la pederastia.

En este sentido, cabe resaltar que la Conferencia Episcopal española ya ha contestado a la providencia del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada, remitiendo los protocolos de actuación aprobados por los obispos y manifestando que, aunque en sentido estricto no vinculan al obispo -falta la "Recognitio" de la Santa Sede, algo que se pide en contadas ocasiones en este tipo de documentos-, sí están redactados "en armonía con la legislación universal de la Iglesia y el Código de Derecho Canónico", ambos de obligado cumplimiento.

Sin embargo, a día de hoy la diócesis de Granada no ha contestado al nuevo requerimiento, con apremio, del juez Moreno, para entregar toda la documentación disponible -incluyendo los interrogatorios, si se hicieron, a los diez sacerdotes investigados- del caso "Romanones".

Cabe recordar que, tras cinco peticiones infructuosas, y después de la petición del abogado de "Daniel", Jorge Aguilera, el juez reclamó de nuevo al Arzobispo, Javier Martínez, y a la propia Santa Sede, dicha documentación, algo que no se había hecho en la historia de la democracia. A su vez, estimaba la posibilidad de que la diócesis fuera declarada responsable civil subsidiaria ante una posible condena.

El procedimiento a la Santa Sede es algo más lento que el formulado al Arzobispado de Granada, pues ha de enviarse al Ministerio de Justicia, quien a su vez debe tramitarlo a Nunciatura para que ésta dé traslado al Vaticano. La rogatoria, que reclama "copia íntegra de las actuaciones canónicas y de todo lo actuado en la jurisdicción eclesiástica en relación a los hechos denunciados" fue entregada a la Dirección General de Cooperación Jurídica Internacional del Ministerio de Justicia, para que, a través del Ministerio de Exteriores, "se haga llegar a la Nunciatura Apostólica en Madrid, con el fin de que, en el ámbito de la cooperación jurídica internacional, la Santa Sede Apostólica (Congregación para la Doctrina de la Fe), remita a este Juzgado la anterior documentación.

Coment� la nota