La comunidad islámica enseña árabe en la casa de cultura

La comunidad islámica enseña árabe en la casa de cultura

Queremos abrir nuestra cultura a toda la sociedad de San Adrián

La comunidad musulmana residente en San Adrián, un colectivo integrado por unas 300 personas, ha trasladado a un aula de la casa de cultura las clases de lengua y cultura árabes para niños que, hasta ahora, se impartían en la mezquita.

La iniciativa, promovida por la propia institución religiosa y por la asociación cultural Salam, tiene como principal objetivo que el centenar de niños de origen árabe que viven y estudian en San Adrián, que entienden y hablan el árabe con sus familias, aprendan también a leerlo y escribirlo.

Desde la propia comunidad musulmana, añaden que la enseñanza del árabe y de su cultura está abierta a todos los que estén interesados en aprender este idioma y que si hay alumnos riberos interesados en asistir lo pueden hacer sin ningún problema, integrándose en el nivel básico.

Las clases han empezado esta semana impartidas por el profesor de Lengua Árabe, Hassan Belhaj, marroquí licenciado en Letras por la Universidad de Meknes o Mequínez, al norte del país. En 2011, Belhaj, que imparte las clases de forma gratuita, ya llevó a cabo una experiencia similar, también en la casa de cultura. “Después se decidió que las diésemos en la mezquita por un tiempo.

Pero, queremos abrir nuestra cultura a toda la sociedad de San Adrián , que predica el respeto por los valores y los derechos humanos y que, al mismo tiempo, los niños musulmanes contemplen su aprendizaje en la actividad diaria del municipio”.

Las clases se imparten los miércoles y los sábados en horario de tarde. Un primer grupo, formado por los alumnos más jóvenes, de 5 a 8 años, asiste de 16 a 18 horas. El segundo, con otros 36 alumnos, lo hace de 18 a 20 horas. Según indicó Hassan Belhaj, cada grupo se divide, a su vez, en dos niveles para facilitar el aprendizaje.

Las clases se centran en la enseñanza de la gramática árabe, la lectura, la conversación y el dictado en este idioma. “Pero, sin dejar nunca de enseñar los valores de nuestra cultura, que están muy lejos de la violencia o de los extremismos”, añadió Belhaj.

Coment� la nota