Argentina. La red escolar judía inicia el año escolar con importantes crecimientos edilicios

Argentina. La red escolar judía inicia el año escolar con importantes crecimientos edilicios

La red escolar inicia su año lectivo con nuevos e importantes edificios. La red escolar judía argentina, que siempre fue una de las más importantes del mundo, lo hace en un contexto mundial adverso, con grandes ataques antisemitas, donde también la comunidad judía argentina fue blanco de dos terribles atentados que destruyeron dos edificios, y pese a eso sigue dando respuesta, poniendo a la vida y la educación en el centro de sus prioridades.

Miles de padres, hijos y nietos de aquellos primeros inmigrantes que estudiaron en pequeñas habitaciones apenas bajaban de sus barcos, dejaron a las futuras, actuales generaciones la importancia de una letra hebrea, el reconocimientos a los maestros, "morim" y a la transmisión de los valores de generación a generación. Scholem Aleijem, Tarbut, Fundación Judaica y Martín Buber inaugurarán nuevos edificios.

El Scholem Aleijem es una de las escuelas que suma infraestructura. Luego de un año de incansable trabajo, el lunes cortará las cintas de su nuevo edificio destinado a las salas de 4 y 5 años del Jardín de Infantes. “Es un anexo del Jardín que ya tenemos, con el que en realidad buscamos generar un espacio de mayor y mejor calidad para el alumnado que ya concurre al Scholem”, explicó a la Agencia Judía de Noticias (AJN) el presidente de la institución, Marcelo Koublan.

El nuevo Jardín está situado en Serrano 344, frente a la entrada de la escuela primaria y se une por detrás con el edificio de Padilla. En sus dos mil metros cuadrados, el Jardín cuenta con una playa de juegos infantiles y seis pisos en los que se distribuyen 10 salas con baños y un SUM que oficiará tanto de comedor y como de sala de eventos. Entre las comodidades del nuevo espacio hay ascensor, aire centralizado, rampas.

“No buscamos que crezca significativamente la cantidad de alumnos, sino darle más confort a los que ya están, y cumplir con las normas de escuela segura que se exige hoy. Claro que va a ayudar a incorporar nuevos alumnos en un futuro, pero en lo inmediato ayudará a organizar mejor el Jardín”, completó Koublan.

Otra de las escuelas que sumará un mejorado espacio para los más chicos es Martín Buber. “El edificio comienza a convertirse en una magnífica realidad. Es una obra imprescindible que permitirá un mayor despliegue de las actividades del Jardín y responderá mejor a las necesidades educativas del presente. Al tiempo que tendrá un impacto positivo en los tres niveles de la escuela”, manifestó Romina Szapu, encargada del Departamento de Comunicación de la Escuela Martín Buber, sobre el edificio que se está alzando en Armenia 2314.

El nuevo edificio tendrá una superficie de dos mil metros cuadrados distribuidos en seis pisos, entre los que habrá una sala blanda, una sala de música, una sala de inglés, un gimnasio cubierto, un salón de usos múltiples (SUM), un cocina, un comedor, un sector de huerta, un patio de juegos al aire libre y otro interno.

Algunas de las instituciones abrieron los edificios y otros lo harán próximamente.

Según Szapu, este emprendimiento, surgió de la necesidad de ampliar el espacio de la escuela para hacer frente al “crecimiento de la cantidad de alumnos a lo largo de los años, en los tres niveles educativos a fin de contar con instalaciones que posibiliten que la institución continúe brindando la educación de calidad que la caracteriza”. 

Y desde la institución no quisieron dejar de agradecer la participación y compromiso de voluntarios, abuelos, padres y egresados de la escuela en el proyecto que “enriquecen la tarea día a día y acompañan el crecimiento de la institución”.

El Colegio Tarbut también puso manos a la obra con la construcción de un edificio de cinco mil metros cuadrados para el Nivel Secundario que está construyéndose gracias al aporte de donantes y de los padres del Colegio y será inaugurado a mitad de año.

El edifico de Cramer y Manuela Pedraza, en el barrio porteño de Nuñez, tendrá espacio para 600 alumnos de Nivel Secundario, salón de actos para 400 personas, gimnasio cubierto, talleres de arte, computación, teatro, música, etc. Además, contará con un bar y comedor para alumnos y pileta de natación, patio cubierto y patio descubierto.

Al igual que en otros casos, el crecimiento que el Colegio Tarbut viene cosechando en los últimos años fue el puntapié de esta obra, ya que el aumento de matrícula entre 2004 y 2014 fue de “más de un 50 por ciento en todos los niveles educativos”, según afirmó el director ejecutivo de la institución a AJN, Roberto Dvoskin.

“Fundamentalmente, el nuevo edificio permitirá mayor espacio tanto en la sede de Nuñez como en la sede de Olivos y mejorar significativamente la estructura edilicio-pedagógica del Nivel Secundario con tecnología educativa adecuada a las necesidades de hoy y para los futuros años.”, aseguró Dvoskin.

Por su parte, Fundación Judaica no se queda atrás. Y sus directivos adelantaron a AJN su gran ansiado proyecto que se pondrá en marcha en los próximos meses: el nuevo Centro Comunitario Judaica Belgrano.

La nueva obra estará situada en Arribeños 1300, lindera a la escuela Arlene Fern, e integrará las actividades de la escuela y de la comunidad NCI Emanu El, en 2700 metros cuadrados con espacios educativos, aulas, deportivos e incluso un nuevo templo.

“Es una obra muy importante porque en un mismo espacio vamos a tener todos los ciclos de vida: Casamientos, nacimientos, escuela primaria, Bar y Bat Mitzva y de nuevo casamiento”, enfatizó a AJN el arquitecto de la obra, Gerardo Bergman.

Según puntualizó Bergman, la idea de gestar este centro, surgió hace ya varios años y nació en una de las tantas charlas que se llevan a cabo en el templo Emanu El. 

“El espíritu de lo que soñamos es lo que vamos a terminar construyendo: la comunidad y el colegio integrados en el mismo edificio para albergar a toda la gente que se va sumando.”, completó.

Coment� la nota