Adolfo Canecín asume hoy como Obispo Coadjutor en Goya

Adolfo Canecín asume hoy como Obispo Coadjutor en Goya

Desde la ciudad correntina de Goya, dialogó  el Padre Adolfo Canecín que, desde hoy, tendrá el título de Obispo. Manifestó la importancia de su nombramiento en cuanto a la responsabilidad pastoral que representa.

En el mismo día de su cumpleaños, Canecín asumirá como Coadjutor y recordó su camino vocacional en la Parroquia San Miguel y resaltó el camino amplio y extenso dentro de la iglesia que desembocó en este nombramiento.

“El miércoles es mi cumpleaños número 57 y también cumplo 27 años de sacerdote y a la vez me consagran como obispo”, dijo el entrevistado que es el primer formoseño que es ungido con tal título y destacó que la movida en su entorno tiene una gran carga afectiva: “Hay una gran movilización de varias miles de personas desde Formosa”, expresó.

“Ya hay formoseños dando vueltas por aquí en esta zona desde hace días. Cuando llegamos a un parroquia como párroco o incluso como Obispo a una diócesis, la Iglesia viene con un camino recorrido muy importante”, dijo.

“Ya hay prioridades pastorales establecidas a las que hay que seguir acompañando. La familia es el centro de la catequesis, el Catecumenado, el Primer Anuncio y en sintonía el Congreso Eucarístico Nacional”, manifestó el entrevistado que destacó la presencia de muchos referentes de la Iglesia Católica y muchos de ellos expresaron su cercanía con Canecín.

“Cuando Dios y el Hombre se ponen de acuerdo, pasan cosas maravillosas. La historia ha comprobado que las cosas de Dios son la respuesta para la vida el Hombre. Damos gracias a la Divina Gracia que nos ilumina”, dijo al enviar un mensaje a los formoseños a través de Radio Uno.

Tras más de 12 años de labor, monseñor Ricardo Faifer tendrá ahora un Obispo Coadjutor, que será consagrado hoy por la tarde en una ceremonia especial fuera de la Catedral de la ciudad. A pedido de él, y con la aprobación del papa Francisco, Adolfo Canecín tomará su lugar de obispo, con derecho a suceder a Faifer una vez que éste presente su renuncia al cumplir 75 años, el próximo 4 de septiembre.

Para acompañar la consagración, estarán presentes 20 obispos, y serán coconsagrantes los arzobispos de Corrientes, Andrés Stanovnik, y Conejero Gallego, de Formosa.

Feligreses, presbíteros, antiguos maestros y discípulos de Canecín, que lo acompañaron en distintos momentos de su vida pastoral -en la cual ya lleva 27 años – van llegando desde ayer a la ciudad. Se estima que unas 2 mil personas llegarán solo desde Formosa, de donde es oriundo.

“Llegué el 9 de febrero y pasé 10 días en el Monasterio de las monjas dominicas dedicado al silencio y a rezar para asumir una nueva realidad, haciendo el duelo por lo que quedó atrás, y empezando un nuevo camino”, relató a época el sacerdote formoseño. Desde entonces se instaló junto al Obispo Ricardo Faifer, para comenzar la transición que lo llevará a sucederlo en septiembre próximo, si es que el papa Francisco acepta la renuncia. “Consciente de que todo esto me queda grande, me puse a aprender lo más posible, para poder servir mejor después”, explicó. Una recorrida por los departamentos de la diócesis los mantuvo ocupados en las últimas dos semanas, visitando Esquina, Sauce, Monte Caseros, Curuzú Cuatiá, Mercedes, Lavalle y Goya. 

Entre las conclusiones que pudo recoger, Canecín planteó la importancia de pensar en un recambio generacional. “Una de las cuestiones más desafiantes es la falta de vocaciones sacerdotales. Tenemos 9 seminaristas, pero también sacerdotes que aunque muy entregados, promedian entre los 70 años. Es momento de ir pensando en algunos recambios”, expresó. A la hora de hablar de su ordenación, con suma humildad Canecín la interpretó como “un detalle grande del Señor para conmigo”, en tanto manifestó que vivirá la jornada con “mucha gratitud”. Por otra parte, manifestó su intención de “continuar con el trabajo” que marcaron sus antecesores.

“Me vengo a integrar a la diócesis, que ya tiene hecho su diagnóstico, sus desafíos y prioridades. Y tiene un plan diocesano de pastoral, con prioridades puestas en las familias y en la catequesis renovada. Me propongo una continuidad, pero pensando en fomentar más las vocaciones”, expresó a época el sacerdote. Asimismo, su lema se centra “en la unidad: de la persona en sí misma, de las familias, en cada capilla y en la diócesis”, indicó. “Uniendo los lemas de los obispos anteriores (Devoto, Stockler y Faifer), se puede formar una frase: Yo estaré siempre contigo, sujeto a ellos, para servir”, a lo que añadiré: “fomentando la unidad”, remarcó al final.

Coment� la nota