Aborto: personal de la salud se moviliza frente a dudas sobre el proyecto IVE

Aborto: personal de la salud se moviliza frente a dudas sobre el proyecto IVE

Profesionales del área sanitaria expresaron su desacuerdo con la iniciativa y hablaron sobre la objeción de conciencia. El ministro Cardozo dijo que es una “decisión particular”.

El Senado comenzará el próximo martes a debatir en comisiones el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que obtuvo media sanción en Diputados el pasado 14 de junio. Mientras tanto, en Corrientes, hace una semana se inició en una red social la campaña de médicos en contra de la iniciativa, compartiendo el lema: “No cuenten conmigo”. Según comentaron a El Litoral, son más de 60 los profesionales de la salud que se oponen a la iniciativa y en algunos centros de salud representan el 75% del total del personal. 

A la vez, mañana comenzarán a reunirse los doctores y enfermeros pro vida en la Clínica del Pilar para debatir sobre el proyecto que ya tiene media sanción. En diálogo con este medio dijeron que hay muchos puntos que se deben aclarar como el método que se usa para provocar un aborto. En este marco, el ministro de Salud de la provincia, Ricardo Cardozo, expresó su opinión al respecto.

“Es una campaña nacional a la que los médicos correntinos nos estamos sumando. Este proyecto de ley nos parece un atropello. Somos unos 60 médicos y se están sumando más de hospitales públicos de Capital y del interior. La movida comenzó de parte de médicos de ámbitos privados”, dijo a El Litoral la doctora Pepi Bejarano. 

La médica comentó que, junto con otros colegas, comenzaron a hacer la propuesta y que varios médicos y enfermeros se están sumando a la campaña. “Nosotros proponemos, algunos se acercan y otros no, pero un 75% del personal de salud está en contra de la iniciativa y se suman a la campaña. Ahora recién se está tomando dimensión de lo que significaría si es ley y tenemos varias preguntas”, relató la especialista en ginecología y una de las que inició la campaña en la provincia. 

“El proyecto de ley es muy amplio, no especifica por ejemplo si hay que hacer maniobras quirúrgicas o médicas, tampoco el papel de la institución está contemplado. Hacer un registro de quiénes están en contra de realizar un aborto podría sacar trabajo a algunos médicos por un arreglo que podría existir con alguna obra social. Tampoco sabemos qué hacer si estamos de guardia y una paciente nos exige hacer el aborto. Por esto es fundamental que empecemos a informarnos y comenzar a hablar del proyecto”, indicó Bejarano.

En relación al interior, “hay algunos médicos de centros de salud que ya se están sumando a la campaña, son de Berón de Astrada, San Miguel y de Ituzaingó”. “Esto también es un boca en boca que se hace entre los mismos compañeros de estudio, también hablamos con colegas de Misiones y de Chaco, ya que la mayoría somos recibidos de la Unne”, continuó.

“En el proyecto se habla de maniobras pero no se sabe de qué se trata, nadie habla tampoco de complicaciones. En Capital se sumaron profesionales de la Clínica del Pilar, del Hospital Llano y del Vidal, en el Iberá tienen una posición intermedia”, precisó la doctora.  

Ante esto, una referente de género en la provincia explicó a este medio que “pueden anotarse en un padrón de médicos objetores de conciencia” pero no pueden retener a la paciente más de cinco días y que, si ningún médico está dispuesto a realizar la interrupción del embarazo, la niña, joven o mujer adulta debe ser derivada a un centro de salud donde sí puede realizarse. Aclaró que “ningún médico irá preso por no realizar aborto”, sí habría inconvenientes legales si retrasan este traslado con la intención de que supere más de 14 semanas de embarazo, tiempo estipulado para realizar la interrupción. 

“Me invitaron a unirme a esta campaña, trabajo en la Clínica del Pilar y en un hospital público, la ley no deja muy claras algunas cuestiones como la objeción de conciencia. Creo que con este proyecto se está tratando las consecuencias y no las causas, hay otras prioridades como avanzar en la educación sexual integral. Creo que este tema debía tener un análisis más profundo”, expresó a este medio el doctor Daniel Wodñicki. 

A la vez, sostuvo: “Me recibí de médico con la intención de salvar vidas, no de quitarlas. Espero que me expliquen los que están a favor de este proyecto que lo que está en el vientre de la mujer no es vida”. 

“Dicen que hay hipocresía de parte de los médicos pro vida, porque el aborto se hace en la clandestinidad, pero ningún médico dice que lo hará libremente porque no tiene intenciones de hacerlo. Sí tienen obligaciones. Si me plantean esta situación, lo que leí es que  puedo permitirme no hacerlo pero debo garantizar que se haga. Hay riesgos cuando se realiza el aborto, una pastilla puede hacer una parte pero luego, en algunos casos, el médico debe terminar el trabajo, queda en blanco toda esta parte en el proyecto de ley. Una pastilla, misoprostol, no es un método anticonceptivo, está provocando la interrupción de un embarazo”. 

También se sumaron a esta movida personal del Hospital de Salud Mental “San Francisco de Asis”. 

Por otra parte, en diálogo con El Litoral, respecto a esta campaña y la suma de adhesiones de parte de médicos correntinos, el ministro de Salud dijo que “cada médico tiene derecho a decidir” si va a realizar o no la interrupción del embarazo, “puede alegar la objeción de conciencia, es una decisión muy particular”. A la vez sostuvo que, si es un número alto de médicos,  podría generar problemas y deberían conversar cómo actuar. 

Cabe recordar que el funcionario está “a favor de las dos vidas” pero que, de acuerdo al proyecto, se debe garantizar que el aborto se realice y no retrasar para que se cumplan las 14 semanas. 

Desde organizaciones de Derechos Humanos (Fundación  Huésped, Cedes, ELA, Redaas, Cels, Feim, Amnistía Internacional y Católicas por el Aborto) explicaron siete puntos: es falso que la despenalización del aborto sea suficiente; es falso que el proyecto habilite sin límites la interrupción voluntaria del embarazo después de la semana 14; es falso que el proyecto modifique el proceso del embarazo en caso de violación; es falso que el proyecto habilite el aborto en caso de “malformaciones”; es falso que el proyecto incorpore una obligación absoluta a los profesionales de la salud de realizar abortos; es falso que el proyecto habilite el aborto de manera irrestricta a niñas y adolescentes; es falso que las instituciones puedan declararse objetoras de conciencia; es falso que la ley IVE es inconstitucional.

En el caso del punto número 5, que habla sobre los médicos explican en el primer párrafo que “la Corte Suprema de Justicia de la Nación reconoció en el caso F.A.L el derecho  del personal sanitario a la objeción de conciencia. Este permite que, excepcionalmente, algunas personas se excusen de cumplir con una obligación legal por razones morales o religiosas”.

Por otra parte, además de la reunión de mañana en la Clínica del Pilar, de médicos pro vida, el próximo sábado habrá otro “percusionazo por las dos vidas” en la costanera. Hoy habrá un pañuelazo y actividades culturales organizado por feministas a favor de la despenalización del aborto.

Coment� la nota