Las víctimas de la Amia piden justicia.

Las víctimas de la Amia piden justicia.

Por Avi Weiss

El domingo pasado, en el calendario hebreo, se cumplieron los 24 años del bombardeo del Centro Comunitario Judío AMIA en Buenos Aires, Argentina. Fue el mayor ataque contra la comunidad judía en la diáspora desde el Holocausto, con 85 personas asesinadas y cientos de heridos. Hasta la fecha, ninguno de los terroristas ha sido capturado.

En los últimos años, se ha escrito mucho, como debería, sobre el asesinato de Alberto Nisman en enero de 2015. Nisman había servido como fiscal especial del atentado de la AMIA durante aproximadamente 10 años. La noche anterior, cuando planeaba anunciar que la entonces presidenta argentina Cristina Kirchner estaba encubriendo la participación iraní en el ataque, fue asesinado.

Olvidado en los voluminosos escritos sobre AMIA fue el encubrimiento de Carlos Menem, el presidente de Argentina cuando ocurrió el ataque de 1994. Los expertos señalan que es fundamental que las fuerzas de seguridad actúen rápidamente para detener a los terroristas. Cuanto más lejos del momento del ataque, más frío se vuelve el camino.

Inmediatamente después del bombardeo, viajé a Argentina y me reuní con Menem en privado. Me convencí de que estaba participando en un encubrimiento: que una investigación habría implicado a los más altos funcionarios del gobierno argentino, incluido el propio Menem. Respondió a estas acusaciones llamándome “delirante”, “loco”. José Galeano, el primer fiscal especial del caso, en efecto, me arrestó, llevándome a su oficina donde me retuvo durante seis horas. Creo que todo esto fue una advertencia de que haría bien en dejar de acusar a Menem de encubrirlo.

Ambos hombres han sido deshonrados desde entonces. Menem pasó un tiempo en el exilio en Chile y fue llevado a juicio por desviar la investigación de AMIA. Galeano también fue acusado de soborno durante la investigación y fue destituido de su cargo de fiscal especial.

El liderazgo judío en los Estados Unidos lamentablemente dudaba en criticar a Menem. Solo dos meses después del ataque de AMIA, Menem fue honrado por la Fundación de Apelación de Conciencia por estar “hombro a hombro” con la comunidad judía después del bombardeo de AMIA. Los participantes en esta gala leen como quién es quién de la judería estadounidense. Los líderes de las principales agencias de defensa judías estaban todos allí. “Hizo algunas declaraciones apasionadas”, dijo uno de ellos. “Dijo que su gobierno está comprometido con la protección de las instituciones judías”.

Cuando mi colega el rabino David Kalb y yo entramos al evento para enfrentar a Menem, nos pidieron que nos fuéramos. Al negarse a hacerlo, gritamos: “En nombre de las víctimas y sus familias, no pueden honrar a este hombre”. La gente nos gritó: “¡Estás equivocado, absolutamente equivocado! ¡Estás deshonrando al pueblo judío! “Al final, Kalb y yo fuimos arrastrados por tres tramos de escaleras y arrestados mientras la multitud miraba.

Mientras conmemoramos el bombardeo, veo imágenes de personas que conocí durante esos días.

Rosa Barreiro: visité a Rosa en una unidad de cuidados intensivos pocos días después del ataque. Ella parecía estar bien. Me preguntaba por qué había sido hospitalizada. El doctor explicó. Rosa caminaba frente al edificio de la AMIA con su hijo de cinco años, Sebastián. Un fragmento de la explosión penetró el cráneo del niño y murió instantáneamente, la víctima más joven de la AMIA. Rosa estaba en la unidad de cuidados intensivos, sin poder hablar.

Rabino Angel Kreiman: la esposa de Kreiman, Susy, estaba en su escritorio en la AMIA, ayudando a la gente a encontrar trabajo. Cuando dejé Buenos Aires una semana después del ataque, sus hijas todavía estaban en la sede improvisada esperando noticias. Al llegar a casa, llamé a Angel. “¿Cómo van las cosas?”, Pregunté. “Estamos sentados haciendo la Shiva. Susy fue encontrada “.

Damian Goldenberg: Yo estaba con Damian mientras él y su familia esperaban noticias sobre su hermana, Cyntia Veronica. Llegó, y Damian, dulce y gentil, gritó: “¿Dónde está Dios?” Todo lo que podíamos hacer era abrazarnos mientras las lágrimas fluían incontrolablemente.

También estoy pensando en los rabinos que se unieron a mí para ofrecer consuelo a los deudos. El rabino conservador Abraham Skorka, que estaba allí cuando Damian fue notificado, un querido amigo y colega de quien yo, un rabino ortodoxo, aprendí tanto. El Rabino Jabad Avraham Benchimol, quien nunca se apartó de mi lado mientras nosotros lo consolábamos y tratábamos de dar esperanza. Nunca olvidaré esos terribles momentos en que nuestras vidas se cruzaron, cuando estábamos unidos en un propósito.

Recordamos, también, las palabras del arzobispo de Argentina, un amigo cercano del rabino Skorka, quien habló con profunda compasión y amor, brindando socorro a la comunidad judía. Hoy, ese arzobispo es el Papa Francisco.

Después de que el bíblico Caín asesinara a Abel, Dios declara: “La voz de las sangres de tu hermano clama desde la tierra”. Uno se pregunta por qué “sangre” está en plural.

En el caso de los 85 que perdieron la vida en AMIA, la respuesta es clara. No solo fueron asesinados ese día, sino que el encubrimiento continuo es nada menos que su asesinato nuevamente.

El aniversario hebreo del ataque de AMIA cayó este año en el ayuno de Tisha Be’av, el día más triste del calendario hebreo, el día en que conmemoramos la destrucción de los Templos. En el atentado de la AMIA, 85 templos humanos fueron destruidos.

Sus sangres gritan desde el suelo, exigiendo justicia.

Por Avi Weiss para Jerusalen Post

El escritor es el rabino fundador del Instituto Hebreo de Riverdale-The Bayit y activista de larga data de los derechos humanos.

Coment� la nota