Accaputo: “Francisco nos ha llamado a una sincera conversión personal e institucional”

En el marco del cuarto aniversario del pontificado del Papa Francisco, Carlos Accaputo, titular de la Pastoral Social de Buenos Aires, expresó unas palabras de reflexión sobre los cuatro años de Francisco en Roma. 

Estos cuatro años de ministerio petrino, de ministerio pastoral como obispo de Roma, se orientaron en ese sentido. Nos ha llamado a una sincera conversión personal e institucional para que el rostro de Jesús, su Palabra, su mensaje, se reflejen cada vez con mayor intensidad en la vida de sus discípulos y en la Iglesia que peregrina en los pueblos del mundo. Como nos dijera San Juan XXIII al convocar al Concilio Vaticano II: “Quiero abrir las ventanas de la Iglesia para que podamos ver hacia fuera y para que desde afuera pueda verse el interior””, sostuvo Carlos Accaputo mediante un comunicado.

“Tiempo de conversión personal e institucional al que somos invitados a una profunda reflexión teológica-pastoral para ayudar, servir a que Dios y los hombres nos encontremos. Porque como nos decía el beato Pablo VI en su discurso sobre el valor religioso del Concilio, “toda la riqueza doctrinal -de la Iglesia – se orienta en una única dirección: Servir al hombre”, agregó.

También, Accaputo se refirió a la "Iglesia en salida", de la que desea Francisco: "Una Iglesia que a modo de levadura en la masa, de la sal en la comida como nos dice en el Evangelio, quiera brindar con su doctrina el sentido profundo de la vida a la vida de los hombres y los pueblos".

Por su parte, el titular de la Pastoral Social de Buenos Aires, afirmó que “el Papa Francisco quiere que escuchemos, que nos abramos a la acción del Espíritu Santo presente en la Iglesia y en el mundo”.

Por último, Accaputo sostuvo que “atentos y abiertos a la acción del Espíritu Santo, como miembros de la Pastoral Social estamos llamados a desarrollar con fuerza el mensaje de Francisco que en continuidad con las enseñanzas de sus predecesores, nos invita a colaborar en la tarea de evangelización desde la dimensión social del Evangelio, es decir, desde las implicancias sociales del Evangelio siendo especialmente enriquecedoras sus encíclicas Evangelii Gaudium y Laudato Si’”. 

Coment� la nota