¿Palo para Macri?: “El neoliberalismo prefiere una Iglesia cerrada”, dijo un aliado del Papa

¿Palo para Macri?: “El neoliberalismo prefiere una Iglesia cerrada”, dijo un aliado del Papa

Víctor Fernández, el arzobispo de La Plata, dio una entrevista donde criticó a esa vertiente. “Rechazan que la Iglesia hable de cuestiones sociales y la prefiere encerrada en la sacristía”, reclamó.

A Víctor Fernández, el arzobispo de La Plata, se lo conoce por ser un hombre de pocas palabras. No suele dar aparecer en las cámaras de televisión, y sus intervenciones en las redes sociales no son demasiadas. Por eso es que cuando habla el prelado, aliado máximo del Papa Francisco en la Iglesia local, muchos lo escuchan con atención. Y su última intervención va a dar que hablar.

En un diálogo que publicó “El Día”,  Fernández lanza fuertes declaraciones contra el neoliberalismo, a días del debate por el rol que tuvo la Iglesia en la misa de Luján a la que fueron varios opositores: “Prefieren una Iglesia encerrada”.

(Lea también: El hermano de Marcos Peña se enojó con la Iglesia por la misa de Moyano)

“En el poder mundial –político y mediático– tiene un fuerte predominio un pensamiento neoliberal que ciertamente rechaza que la Iglesia hable de cuestiones sociales y la prefiere encerrada en la sacristía”, añadió el arzobispo. También hizo autocrítica: “Los obispos actuales hablamos muy poco sobre los problemas sociales, y cuando  lo hacen es con timidez o con miedo. Dudo que alguien se haga cura para defender la macroeconomía liberal”.

Además, aseguró que nadie “se hace cura para defender la macroeconomía liberal o los ajustes, para eso que se haga economista o político”.

A raíz del debate que se ocasionó luego de la misa en Luján, a la que asistieron Pablo Moyano, Guillermo Moreno, Felipe Solá, entre otros, Fernández recordó que en los 90 el obispo de Morón, Justo Laguna, “llegó a decirle a Menem y a Cavallo que el modelo neoliberal estaba funcionando al costo de un millón de muertos”.

“También en esos años el monseñor Rey expresó su voluntad de participar en un foro anti re-reelección y monseñor Piña le decía al Gobierno que  la mayoría la estaba pasando muy mal”. “Hoy somos mucho más suaves”, se lamentó Fernández.

Para finalizar, el arzobispo remarcó que no tiene interés en “quedar encasillados y presos de la grieta”.

Comentá la nota