El Papa recuerda, una vez más, que "el Evangelio es revolucionario"

El Papa recuerda, una vez más, que

"El cristiano no es alguien que se empeña en ser mejor que los demás, porque sabe que es pecador como todos"

Además de desear un nuevo año lleno "de la ternura de Dios", el Papa Francisco recordó, una vez más, que "el Evangelio es revolucionario" y que rezar no es hablar "como papagayos" ni "captar la benevolencia de Dios", sino dirigirnos a él como los hijos a un Padre. De ahí que, en la oración, no queda ni la hipocresía del cumplimiento ni creerse "mejor que los demás".

Lectura del Evangelio de San Mateo: "En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará".

Algunas frases de la catequesis del Papa

"Proseguimmos la catequesis sobre el 'Padre Nuestro', iluminados por el misterio de Navidad que acabamos de celebrar".

"El Evangelio de Mateo coloca el texto del 'Padre Nuestro' en un punto estratégico, en el centro del discurso de la montaña"

"En el discurso de la montaña,J esús condensa los aspectos fundamentañes de su mensaje"

"Jesús corona con la feliciidad a una serie de personas que en aquel tiempo -y también en el nuestro-no estaban bien consideradas"

 

"Los pobres, los humildes, los misericordiosos, las personas de corazón humilde...Es la revolución del Evangelio. El Evangelio es revolucionario"

"Todas las personas capaces de amar y de construir la paz son los constructores del Reino de Dios"

"La ley no debe ser abolida, pero necesita una nueva interpretación"

"El amor no tiene fronteras"

"El gran secreto de todo el discurso de la montaña: sed hijos de vuestro Padre que está en los cielos"

"Es un discurso teológico más que moral"

"El cristiano no es alguien que se empeña en ser mejor que los demás, porque sabe que es pecador como todos"

"Jesús toma distancia ante todos de los hipócritas"

"El escándalo de personas que van a diario a la iglesia y, después, viven odiando o hablando mal de los demás. Es mejor que no vayan a la iglesia".

"Hay gente capaz de recitar oraciones ateas, sin Dios: lo hacen para ser admirados por los hombres"

"Podría ser incluso una oración silenciosa. Basta, en el fondo, colocarse bajo la mirada de Dios, recordarse de su amor de Padre, y esto es suficiente para ser escuchados"

"Nuestro Dios no necesita sacrificios para conquistarlo"

"Pienso en tantos cristianos que creen que rezar es hablar a Dios como papagayos. Rezar es hablar a Dios desde el corazón"

"Dios no necesita nada, sólo que, en la oración, mantengamos un canal de ocmunicación con él".

Texto íntegro del saludo del Papa en español

Queridos hermanos:

Continuamos con la catequesis del Padre nuestro, y hoy nos fijamos en el contexto donde el evangelista Mateo coloca esta oración, que es el discurso de la Montaña. Ese relato que comienza con las bienaventuranzas resume la enseñanza de Jesús y se abre precisamente invirtiendo las categorías humanas corrientes, llamando dichosos a unas personas que ni entonces ni ahora tenían gran prestigio en la sociedad, pero que son capaces de amar, de trabajar por la paz y, por ello, de ser constructores del reino.

La ley llega a su cumplimiento en el mandamiento del amor, del amor a los enemigos, de ese amor que Dios nos enseña y que lleva hasta las últimas consecuencias. Nosotros somos hijos de ese Dios, no superhombres capaces de lo que nadie puede hacer; al contrario, somos tan pecadores como los demás, pero podemos ponernos delante de la zarza ardiente del misterio divino y llamarle Padre, dejándonos renovar por su potencia y reflejar un rayo de su bondad en este mundo sediento de bien.

En este contexto se encuadra la enseñanza del Padre nuestro. Dios no quiere ser "amansado" con largas retahílas de adulaciones, como hacían los paganos para captar la benevolencia de la divinidad; basta hablarle como a un padre que sabe lo que necesitamos antes incluso de decírselo. Del mismo modo, la oración no es un acto hipócrita, ateo, que no tiene otro interés que ser admirados por los demás. El único testigo de la oración cristiana es la propia conciencia, pues es un diálogo íntimo con el Padre que nos ama.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en modo particular a los grupos provenientes de España y América Latina. Los animo a que mantengan siempre abierto ese canal de comunicación con Dios, pues él los ama, los espera y no quiere nada más que darles su amor. Les deseo a ustedes y a sus familias un año nuevo lleno de la cercanía y de la ternura de Dios. Muchas gracias.

Antes del saludo en italiano, el Papa y los presentes asistieron a una exhibición del circo de Cuba al son del 'Quiero bailar la salsa'. El Papa se lo agradece. "Ellos con su espectáculo llevan belleza. Y la belleza nos lleva a la bondad y a Dios. Gracias y seguid así, ofreciendo belleza a todo el mundo".

Coment� la nota