Cumbre antiabusos: “Es el momento de la verdad. Aunque nos humille y dé miedo"

Cumbre antiabusos: “Es el momento de la verdad. Aunque nos humille y dé miedo

Lo afirmó el arzobispo Scicluna, máximo estudioso de la pederastia eclesial, al dar las claves de la reunión convocada por el Papa. “El primer día se dedicará a la responsabilidad de los obispos, el segundo a ser capaces de responder y de rendir cuentas, y el último día a la transparencia”, detalló.

El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, definió la próxima cumbre antiabusos convocada por el papa Francisco como "el momento de la verdad" para la Iglesia, al dar los detalles de lo que será la reunión que comenzará el próximo jueves en el Vaticano y reunirá a los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo.

El prelado habló con el diario El País (España) sobre esta cumbre, de la que es organizador y será clave para buscar protocolos de actuación ante este delito aberrante en la Iglesia, que mina su credibilidad, y desterrar los encubrimientos.

Scicluna es probablemente la figura de mayor prestigio dentro del Vaticano en la lucha contra la pederastía. Autor de la histórica investigación contra el fundador de los legionarios de Cristo, el Padre Marcial Maciel, y recientemente también de la de los obispos de Chile, ha vuelto al organigrama vaticano para tratar de frenar la hemorragia por la que se desangra la Iglesia católica.

"El primer día se dedicará a la responsabilidad de los obispos, el segundo a ser capaces de responder y de rendir cuentas, y el último día lo dedicaremos a la transparencia. Es decir, al derecho de saber dónde hay gente acusada y condenada. La gente debe saberlo para protegerse. Pero también el sacerdote tiene que saber qué proceso se seguirá cuando es acusado", precisó Scicluna al hablar de la cumbre antiabusos.

"Cubrir, o intentar olvidar a toda prisa no nos ayudará. Hemos visto que cuando la sociedad, la iglesia y los medios se despiertan y llaman pan al pan y veneno al veneno, nos ayuda. Aunque nos humille, nos haga temblar y sentir una gran vergüenza. Es el momento de la verdad", sostuvo.

Rechazó que algunos clérigos, sobre todo obispos, minimicen los casos de abusos, al afirmar: "Que debemos encontrar a las víctimas para escucharlas, y entender que se trata de una herida en el cuerpo de la Iglesia y de Jesús".

Al ser consultado sobre qué se esconde detrás del encubrimiento, Scicluna respondió: "Hay un instinto de defensa primitivo de negar la realidad y cubrirlo. Pero ya no funciona. Es negativo, no tiene éxito. El único modo de confrontar con una realidad tremendamente difícil es hacer justicia".

"La convocatoria ya le dice que no es una reunión cualquiera. Están todas las conferencias episcopales, todas las Iglesias, las mayores órdenes del mundo y los líderes de la curia romana. Es una reunión que hablará de cómo tienen que ejercer. De responsabilidad, de cómo rendir cuentas y transparencia. Pero también de compartir experiencias. Habrá también la posibilidad de escuchar a las víctimas de varios continentes. También por videoconferencia. El comité de organización se verá también el miércoles con una representación de las víctimas", destacó al referirse puntualmente a la cumbre antipederastia.

En relación a lo que puede dejar la cumbre, aseguró: "Nada está excluido. Se hará lo que se necesite. Pero no habrá un documento papal posterior. Los documentos ya existen, el papa escribió la Carta al pueblo de Dios. Ahora hay que aplicarlo".

"Cada acusación debe ser investigada y nunca cubierta; quien sea culpable debe ser castigado; quien es un riesgo, no debe estar en la Iglesia. Pero para la relación con las autoridades civiles hace falta respetar. Si hay la obligación de denunciar, hay que hacerlo. Donde no existe esa obligación, la víctima tiene que ser informada sobre su derecho a ir a las autoridades civiles. Y si decide hacerlo, hay que ayudarla. Pero hay que actuar según las leyes civiles de cada lugar", subrayó.

Scicluna dijo que "mirando los abusos sexuales a menores en general, el celibato no tiene incidencia. Puede crear frustraciones, pero no tiene un impacto en los abusos a menores en el mundo en todas las áreas. No corresponde con eso. Es otro fenómeno".

Consultado sobre si es posible terminar con los abusos, Scicluna respondió: "El Pecado siempre estará con nosotros. Pero podemos eliminar la cultura del encubrimiento. Tenemos que ser realistas, hay que luchar contra ello y confrontar con la realidad. La respuesta del evangelio es la verdad".

Coment� la nota