El antisemitismo crece en todo el mundo

El antisemitismo crece en todo el mundo

El antisemitismo crece sin freno en todo el mundo. Sus manifestaciones son comentarios en Internet, profanación de tumbas, insultos en la calle y hasta asesinatos, como acaba de ocurrir en la ciudad norteamericana de Pittsburgh, donde un hombre armado irrumpió en una sinagoga y, al grito de “todos los judíos deben morir”, mató a 11 personas.

Según estadísticas, el año pasado los ataques contra judíos en EEUU crecieron casi el 60%, llegando a 1.986. En Europa la situación tampoco es alentadora, tal como indicó en un reciente artículo el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub. Constató que “en el último lustro” los atentados mortales contra judíos “dejaron de ser noticia”, citando casos de esta índole en ciudades comunitarias como Toulouse, París, Bruselas y Copenhague.

Es en este contexto en que se dio una nueva edición de la Conferencia internacional de Moscú para la resistencia al antisemitismo, racismo y xenofobia ‘Protegemos el futuro’. Lo inauguró la presidenta del Senado ruso, Valentina Matvienko, quien coincidió en que el auge de las manifestaciones antijudías es una tendencia global. Al mismo tiempo, destacó los avances de Rusia en la erradicación del antisemitismo, fruto de una serie de medidas gubernamentales para impedir “el extremismo y la incitación a la hostilidad social, nacional o confesional”.

Asimismo, se dio a conocer que entre los días 20 y 21 de noviembre Viena acogerá una conferencia internacional contra el antisemitismo. Se esperan más de cien participantes de los países miembros de la UE, Israel y EEUU.

En declaraciones a Radio Sputnik, el secretario general de la Federación de Asociaciones de SOS Racismo del Estado Español, Mikel Mazkiaran, indicó que el antisemitismo en la UE “está lejos de descender”, sino que “va en aumento”. En el caso de España se trata, sobre todo, de “discursos antisemitas en las redes sociales”, mientras que en algunas naciones la situación es mucho más grave y se llega a “profanación de tumbas” y “actos violentos contra sinagogas”.

Comentá la nota